sábado, 31 de marzo de 2012

Dar de lo mejor de tí

I giovani non sono naturalmente egoisti, così come i vecchi non sono naturalmente saggi. [Los jóvenes no son naturalmente egoístas, así como los viejos no son naturalmente sabios]
Susanna Tamaro (Escritora Italiana)
Cuando miras las noticias, te puede abrumar la cantidad de malas acciones, corrupción, crímenes y egoísmo. En cierta forma, parecería que las noticias seleccionan lo peor de la experiencia humana. Pero, cuando miras a tu alrededor, te encuentras también a muchas personas dejan brillar algo grande que supera los límites de nuestras pequeñas nimiedades y defectos que todos tenemos.
Para gozar esa experiencia, nos toca arriesgarnos, bajar un poco la guardia defensiva para dejarnos sorprender por la gente... y desconectarnos de la  tendencia cultural de "negociar" con nuestras buenas acciones, comprar afecto o gratitud.
Pocas veces al la semana tienes la ocasión para hacer algo verdaderamente generoso con alguien, con un desconocido, con alguna persona que no puede agradecerte. Esos son los mejores momentos de mi semana. Depende de tí que logres aprovecharlos y ser parte de esa gente que cada tanto es capaz de resplandecer.
racionalemotivo.blogspot.com


miércoles, 28 de marzo de 2012

Ira loca y frustraciones desesperadas

Aprender de ayer, vivir el hoy, esperar por el mañana
Albert Einstein
Miren lo poeta que puede alcanzar a ser un físico. No se imagina uno las vicisitudes necesarias para pensar esto (o el brandy indispensable). Muy realista la frase.
De vez en cuando nos ocurre uno de esos días en que varias cosas no salen como nos gustaría. Mira que no digo "salen mal", porque ese es un juicio excesivo que raramente es cierto. En ocasiones, nuestra sensación es una cierta rabia con el mundo injusto y terrible que nos ha tocado vivir.
Albert Ellis recordaba algo clave para la vida sana: el mundo es injusto. Acostúmbrate. Es el puro realismo. Si el mundo fuese justo, no habría espacio en la cárcel, para poner un ejemplo solamente. Pero, no te olvides que en muchas ocasiones nosotros hemos salvado el pellejo precisamente porque el mundo no siempre es justo: ¿te acuerdas ese examen que merecías perder, y no perdiste? ¿Esa persona con la que estuviste en riesgo de casarte y afortunadamente no lo hiciste? Pues eso: el que sea injusto el mundo en algunas ocasiones nos conviene.
Hay una amenaza un poco más sutil, y es la cierta tendencia que tenemos de hacer predicciones terribles y sufrir por ellas, mientras no hacemos nada positivo y ponemos todos los medios para que se cumpla esa desgracia. Primero, raramente las desgracias son totales. Y segundo, está en el futuro, y por tanto, aún no ha ocurrido y tenemos pocas evidencias que vaya a ocurrir. Así que puestos a hacer profecías, profetízate algo bacano.
¿Y qué hacer mientras tanto? Sembrar. Cuando te "pre-ocupes", es mucho más funcional ponerte a hacer algo para el futuro. Desde llamar a esos amigos que tienes abandonados hasta completar tu currículum para empezar a buscar otro lugar de trabajo, si es lo que quieres.
¿El consejito de peluquería? Que ese "no se qué" que te cause la frustración se convierta en una decisión de levantarte de la silla donde estás llorando tus desgracias, y ponte a hacer algo mejor. Tú sabes que hay muchísimas mejores cosas para hacer en vez de estar sufriendo sin sentido.
racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 25 de marzo de 2012

¡¡¡Con el poder de la ira!!!

La ira es una gran fuerza. Si la controlas, podrás transformarla en un poder capaz de mover el mundo. 
---William Shenstone
Nuestro amigo Willy era un escritor, poeta y paisajista inglés del siglo XVIII. Entre muchas cosas, se dedicó al paisajismo arquitectónico en su amplia finca del Worcestershire. Pues parece que este personaje tan apacible controlaba su furia dedicándose a la jardinería industrial. ¡Lo que se habría divertido con una motosierra!
El camino es muy fácil. Todos pasamos por momentos duros y difíciles, con situaciones que nos incomodan, con personas que nos quedan mal en sus compromisos e incluso con múltiples situaciones que no son equitativas y nos molestan. Pues nada, tienes dos opciones: sufrir, cultivarte un infarto o una úlcera, o en el mejor de los casos ambos... O, ponerte a hacer algo, para cambiar esa situación o para distraerte de la que no puedes cambiar. Un poco de molestia puedes sentir y manejar... pero dejar que te domine, te haga sufrir y te lleve a hacer tonterías no resuelve nada. Ya lo sabes: si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Así que, deja de quejarte, y ponte a hacer algo. No porque "tengas que", sino porque no vale la pena sufrir.
¿El consejito de peluquería? Superfácil. Cuando sientas bullir dentro de tí el fuego arrasador de Atila el Huno... no quemes el piso y... mira qué puedes cambiar de eso que te molesta, para ponerte a cambiarlo.
racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 19 de marzo de 2012

El sutil arte de amargarse la vida: la Ira Loca


La ira es un tipo de locura. Horacio
Vamos a lo real: a lo largo del día, es normal que algunas circunstancias o eventos nos molesten. Las emociones son humanas, y pretender ser un palo seco no parece que produzca un resultado muy humano.
Hay una forma muy fácil de darnos cuenta cuando las emociones se están pasando a un tono excesivo, loco y disfuncional: un test con sólo dos preguntas. 1. ¿estoy sufriendo? 2. ¿estoy tomando decisiones locas / disfuncionales / autodestructivas? Por una sola respuesta positiva, te anotas el punto.
Podemos decir que una irita moderada, sin sufrir mucho y sin decidir tonterías, es una reacción normal a algo que nos molesta. Para no confundir las cosas, digámosle molestia, inconformidad, etc. Y dejemos el término "ira" para referirnos a la emoción excesiva, desproporcionada y auto-lesiva.
La ira y la molestia tienen un origen común: el mundo / las personas / un evento no es como nos gustaría, como lo preferiríamos. La reacción se sale de quicio cuando "exigimos" que las cosas sean como a nosotros se nos dá la gana. Y ese es el problema: porque las cosas son como son, las personas son como son. Podemos preferir que sea de otra forma, pero, obligarlo, exigirlo, es una sobredemanda. Por supuesto podemos oponer los medios para favorecer que las situaciones sean a nuestro gusto, pero ayuda mucho aceptar la realidad, en dos puntos: 1. No siempre las situaciones y las personas serán a nuestro pleno gusto; y 2: eso no es terrible ni insoportable. Verás que lo puedes soportar. Eso es lo real.
Vamos a algunos consejitos de peluquería, tan útiles al inicio de la semana.

Ideas locas para combatir cuando aparezcan: 

  1. Esto no es justo. Mmm pues no, ten en cuenta que frecuentemente consideramos que lo justo es "lo que a mí se me da la gana". Todos llevamos dentro un pequeño déspota, un Hugo Rafael Chavez interior, que genera sufrimiento  a nosotros mismos y a los demás. Y resulta que el mundo muy frecuentemente no será como nosotros queremos. 
  2. Si las cosas no son así, es insoportable. ¿En serio? Prueba y verás que sí lo puedes soportar. Y dejar de pensar en lo terrible que es el mundo te ayudará a gozar con lo "normal" que el mundo es. 
  3. Si las cosas no cambian, será terrible. Mira: sufrir, armar una gritería loca, encerrarte a controlar una reacción de ira espeluznante, convertirte en el lobo transformer, no cambian las cosas de forma duradera. Quizá las personas intenten adaptarse a tus exigencias por un tiempo, para evitar que te conviertas en el Yeti de las Nieves, pero... no suelen perseverar mucho en el intento. Y eso, en parte depende de un tema muy real: el mundo no gira alrededor de tí. Así que, o te adaptas, o sufriras bastantico. Y además, no cambian las cosas. Es más fácil lograr cambios con la "mano izquierda", negociando, conversando... incluso manipulando un poquito. Pero, siendo el Cromagnón de la semana... no. Mira tus experiencias anteriores: ¿con tus rabietas ha cambiado algo?

El objetivo de la vida es ser feliz. Y lo que más se parece a la felicidad es estar tranquilo. Por lo menos, estar alterado no parece que sea una forma muy pulida de la felicidad. Dale una pensadita y verás.
racionalemotivo.blogspot.com

miércoles, 14 de marzo de 2012

Cómo hacer miserable tu relación

Para sufrir, no hace falta ayuda. ¡Pero muchos están dispuestos a darte una mano!
Resulta sorprendente lo fácil que es amargase la vida, mientras se la amargas a tu pareja. Vamos a ver unos truquitos fáciles: 
  • Depender de tu pareja para ser feliz. Mira, tu felicidad es un tema tan serio que dudo mucho encuentres la persona capacitada para ayudarte todo el día en esa tarea. Incluso los terapeutas te ayudan un ratico a la semana, pero la tarea cotidiana la tienes que hacer tú. Y luego... pues nadie puede cargar con semejante responsabilidad. Así que si le pides / exiges / esperas eso de tu pareja, ¡solucionado! lograste ponerle una sobre-demanda para fracasar un día y otro. 
  • Exigir que tu pareja te "entienda". Mmm... pues si ni tú te entiendes bien en el día a día, ¿qué te hacen pensar que otra persona podrá?
  • Esperar a la media naranja. Ups... mira, a lo mejor encuentras media patilla, ácida y llena de semillas. ¿Dónde está la evidencia para afirmar que eso existe? Encontrarás personas que te complemente de algún modo, que pueden tener incluso muchas afinidades contigo... pero perfectamente complementario... con mucha dificultad.
  • Pretender que cambie tu pareja. Excelente método para amargar cualquier relación. Todo mundo lo sabe: tú mismo no has cambiado mucho, ¿no? ¿Entonces porqué esperas que otro lo haga? ¿Además, porque a tí se te da la gana?.
Pues un consejito de peluquería: si quieres pasarla bien, disfruta la persona real que tienes al lado. El personaje ideal que tienes en la mente... quizá no exista en la realidad. Date la oportunidad de buscar lo que más se le parezca, pero aprovecha lo que tienes en mano: patear la lonchera nunca ha sido una idea. 
racionalemotivo.blogspot.com

martes, 13 de marzo de 2012

¡Suelta la pala!

Si pensar en el pasado no te sirve para ser más feliz ni para quererte más, es momento entonces que dejes de pensar en el pasado.
Tenemos una afincada tendencia a tomar la pala y desenterrar errores del pasado, metidas de pata, y muchas veces, simples errores de cálculo que nos han generado dolor o problemas. Muchas veces ambos. Por supuesto es importante aprender de los errores cometidos. Para eso, hay que tener claro cuál fue el error: muchas veces juzgamos nuestras decisiones con información que sólo tenemos hoy. Pero, el aprendizaje no tiene porqué ser doloroso. Eso de "la letra con sangre entra" es una idea de una pedagogía un poco cavernícola. Puedes aprender sin que sea excesivamente doloroso, y siempre, sin condenarte.
Así que veamos un pequeño grupo de consejitos de peluquería:

  • Si te hace falta explorar tu pasado, ten la pala a tu lado. Porque si desentierras un zombie de tu vida anterior, mejor le cortas la cabeza. Listo, fue un error, no vamos a repetirlo. Pero pasó: ese zombie estuvo en tu vida. Y eso no te convierte en un@ fracasad@.
  • Los "te lo dije" son eso: te lo dije. Todos tenemos derecho a cometer nuestros propios errores, y claro, muchas cosas que nos han dicho no han ocurrido nunca: sólo cuentan los "te lo dije" que acertaron, así que no es muy indicativo. Puestos a hacer profecías, pues profetiza el número del Baloto y me lo cuentas.
  • El futuro es hoy. Lo que tenemos que construir, comencémoslo hoy. Ya que tienes la pala en la mano, apenas termines de lamentarte por las terribles cosas que has hecho, pues comienza a trabajar en el mañana. Y el trabajo para el mañana se hace hoy. Si la embarraste ayer, pues nada. No lo puedes cambiar. Pensar que eres una furcia o un paquete no cambia el pasado. Ocurrió. Lo que puedes cambiar es lo que hagas hoy.
  • La máquina del tiempo... está en tu cabeza. Tú eres quien hace que el doloroso pasado (que es historia, muerta, seca y fría). Si tú la enciendes, tú la puedes apagar. Desconéctala, y salva la naturaleza del uso absurdo de los recursos.
  • Dedícate tiempo ahora. Estar sentad@ lloriqueando por lo que ha pasado, no cambia lo que ha pasado. Así que, salte de tu telenovela, y ¡vete a gozar los comerciales!

racionalemotivo.blogspot.com




lunes, 12 de marzo de 2012

La solitudine è il più straordinario mezzo per entrare in intimità con noi stessi. E, paradossalmente, la solitudine è anche il miglior mezzo per imparare a comunicare. Solo conoscendomi, cioè conoscendo la mia interiorità, posso parlare all'interiorità dell'altro. 
La soledad es el medio más extraordinario para entrar en intimidad con nosotros mismos. Y, paradógicamente, la soledad es el mejor medio para aprender a comunicar. Sólo conociéndome, es decir, conociendo mi interioridad, puedo hablar a la interioridad del otro. 
Susanna Tamaro
La reconocida escritora italiana nos reta a una tarea interesante: encontrarnos con nosotros mismos, y prepararnos así para mejorar nuestra comunicación con los demás.
Mucho tiempo dedicamos en nuestra vida a pensar en si estamos con las personas correctas, si estamos solos, acompañados por traidores, y telenovelas por el estilo.
Lo real... es que estamos solos siempre. En ocasiones rodeados de personas muy cercanas, muy buenas, pero en ese diálogo interno y contínuo... solos. Pero, ojo, estar solo no es malo: de hecho, esa capacidad para conocernos y conversar con la persona más importante que conoces, tú mismo, es una excelente formación para ser capaz de comprender y conocer a los demás.
Cuando nos dedicamos tiempo, aprendemos a ser más generosos con los demás, siendo realistas: sin esperar nada a cambio. No es raro que nuestras "generosidades" sean negociaciones, en ocasiones un poco burdas, para recibir algo a cambio. Pero, aceptémonos así las veces que pase: al menos, hemos sido conscientes.
Pienso que la espiritualidad surge de la capacidad para ser generosos incluso con las personas de las que no esperamos nada. ¡Muy bacano! ¡Así todo lo que recibamos será ganancia! Para llegar a ese nivel, muy frecuentemente necesitarás vivir el ejercicio de encontrarte contigo mismo, la única persona a la que nunca, nunca, deberías mentirle. Allí, en ese cafecito o vodka que te tomes contigo mismo, convérsate. Conócete. ¡Y me cuentas!
racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 5 de marzo de 2012

Estrategias prácticas para amargarse la vida

Para hacerte la vida miserable no tienes necesidad de la ayuda de nadie. Usualmente puedes lograrlo bastante bien tú solo. 
Leonardo Amaya
La vida tiene sus propias dificultades, pero en algunas ocasiones parece que no nos parece suficiente, y nos proponemos ideas y demandas bastante poco funcionales. Hoy propongo un pequeño catálogo, para que mires si a lo mejor estás criando estos pequeños y crueles cuervos en tí mismo:
Las personas (mi pareja, mi familia) no me valoran lo suficiente
Puede ser cierto. Déjame decirte algo muy claro: no debes dejar algo tan importante como tu felicidad y tu auto-valoración en las manos irresponsables de los demás. Tú vales lo que tú te valores. Y por otra parte, las demás personas tienen sus propios problemas: realmente, muchas veces no tienen ni el ánimo ni las fuerzas para pensar cómo hacerte la vida más agradable. Ésa es tarea tuya.
No estoy haciendo lo suficiente en mi trabajo.
A lo mejor es cierto, pero no sufras por eso, ni te condenes por ser un perezoso. Cambia. Ponte a hacer algo. Preocuparte y sufrir no aumenta tu eficiencia.
No estoy logrando las metas de mi vida.
Tú, yo, y cuatro mil millones de personas más tenemos el mismo problema, porque resulta que la metas son eso: un punto de llegada que está siempre en el futuro. Además, revisa bien tu estructura de metas. Mi meta es ser feliz hoy, mientras estoy buscando cómo conseguir ser más feliz aún mañana. Y trabajando, etc. Mira que usualmente trabajamos porque nos ayuda a ser felices, el trabajo, el dinero, el reconocimiento o ambos, pero la meta es ser feliz. Si tu meta máxima es que los demás te admiren... entonces prepárate para pasarlo bastante mal.
Mi pareja no cambia, y eso no me hace feliz.
¡Maravilloso! Esa es una forma muy eficaz para hacerte profundamente infeliz en tu relación. Seamos claros: tú tampoco cambias mucho. Resulta que cambiar es bastante difícil, toma tiempo y cuando nos empeñamos en lograrlo es porque tenemos claro que nos conviene a nosotros mismos. Cambiar por los demás, de hecho, suele ser poco funcional. Así que, mientras logras convencer a tu pareja que cambiar le sirve, gózate la vida con tu pareja tal como es.
Otra cosa es el tema de los acuerdos, que es una tarea clave. Pero eso es otro tema, para otro día.
racionalemotivo.blogspot.com


Más allá del terrible 20% (1)

Hay un mundo maravilloso donde no te encuentras con personas difíciles. Maravilloso porque no es real. #elterrible20x100 Las relaciones...