sábado, 11 de agosto de 2012

Princesas y princesitas

Una corta fábula: 
"Y la princesa besó tantos sapos que finalmente se convirtió en zorra". Fin. 
La vida afectiva es siempre un reto. Y como muchos retos, está lleno de pruebas y errores. Como los exámenes en la universidad. 
Hay dos trucos fáciles para no complicarse la vida: Saber que no hay respuestas correctas ni parejas correctas: hay personas reales que tienen defectos y también aspectos buenos. Y que incluso con los mejores ingredientes, en ocasiones la receta no sale. Y toca volver a empezar. 
Con frecuencia ocurre que en aras de encontrar la correcta, te dedicas a perder tiempo con las que consideras equivocadas. Y ni una, ni otra: todas son correctas o todas son equivocadas. Evidentemente, hay relaciones que no van a funcionar por que se llega al conflicto de los no-negociables. Si ves que esa persona no está de acuerdo con tus no negociables... no pierdas el tiempo. Raramente va a cambiar. Con mucha dificultad, y con mucho tiempo y sufrimiento de por medio. O aclaras tus no negociables, o cambias el negociador. 
En otras oportunidades, no están de acuerdo en lo que tienen. Cada uno maneja metas muy diversas para la relación. O ambos están de acuerdo en que es una relación para ver que pasa, o ambos están pensando claramente en el matrimonio, el perro, los niños, etc. Claro, a lo mejor está como posibilidad en las ideas de alguno. Pues es el momento de dedicarle tiempo a aclararse antes de aclararlo al otro. ¿Está prohibido decirlo? No. Pero, suele terminar mal. Es como las loterías: sabes que lo más probable con mucha diferencia es que no ganes, pero aún así lo compras. ¿Te das cuenta de lo poco lógico del asunto? Es una apuesta, sólo que mucho más cara. 
Leonardo Amaya - Racionalemotivo.blogspot.com

Más allá del terrible 20% (1)

Hay un mundo maravilloso donde no te encuentras con personas difíciles. Maravilloso porque no es real. #elterrible20x100 Las relaciones...