domingo, 21 de octubre de 2012

Lugares equivocados y tragedias anunciadas

No me da tanta rabia haberme equivocado, sino que me lo habían dicho cincuenta cabrones.
AA, Bogotá.
Bueno, primero los errores podemos convertirlos en oportunidades (excepto que te mueras, claro, pero no estamos hablando de ese nivel de errores). Además, siempre cometeremos errores. Forma parte de condición humana.
Ahora, los problemas no son para sufrir, sino para buscar soluciones. Si te lo advirtieron todos tus amigos, no hay nada que hacer: ya pasó. Peeeero, revisa si no tienes un problema de "oído". La primera vez que metes la pata en un hueco es un error, pero la segunda vez que caes en el mismo hueco, es una decisión. Una elección tonta, pero elección finalmente.
Sin embargo, perdemos tiempo culpándonos y revolcándonos en el pasado. Por supuesto, si tienes una extraña perversión que te hace experimentar placer con la culpabilidad, adelante. Los demás, podemos concentrarnos más en aprender de las metidas de pata y ponernos a trabajar en corregir las consecuencias que nos dejaron o aprender de ellas.
No hace falta que sean los grandes errores. Bien sirven toda esa cantidad ingente de pequeñas tonterías que nos hacen la vida imposible sin matarnos. Finalmente, así crecemos: un poco cada día.
racionalemotivo.blogspot.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ideas Claras

Cuando se trata de la vida feliz, no es propio que me respondas, según la costumbre de la opinión de la mayoría: “Esto parece ser la may...