martes, 31 de enero de 2017

El sano derecho a estar como una cabra

Una verdad infalible: si alguien está loco en una relación, es mejor que seas tu. 
Con alguna frecuencia las personas recogen "perritos heridos" en sus relaciones de pareja. El problema más grave incluso no es ese. Uno puede estar con una persona llena de necesidades y con varios problemas diagnosticables. Incluso es posible tener una relación con alguien que le haya dado nombre a un trastorno, por ejemplo, "Enfermedad de Pedro José" o "Desorden del Espectro Lucrecia Emerenciana". El problema es que asumas que esa puede ser una relación tranquila y serena. No. Una relación con Lucrecia estará llena de dramas, dramitas y conflictos. Se harán presentes los síntomas que forman parte de sus "criterios para hacer un diagnóstico".
Cuando se tiende de recoger "perritos heridos" es decir, tendencia a actuar como Madre-Teresa-de-Calcuta emocional, es probable que tengas algunas cositas no resueltas. Esas "cositas" son frecuentemente ideas irracionales, ideas que alguna persona -o varias, o incluso tú- metieron en tu cabeza. Ideas de este tipo:
  • "Nadie -o poca gente- puede amarme"
  • "Uno debe empeñarse para sacar adelante una relación"
  • "Algo hay en mí que no funciona, quien esté conmigo, algo debo tolerarle"
Como suele ocurrir, estas ideas locas no son completamente fuera de la realidad. Algo, un porcentaje de los problemas, es probable que sea tu responsabilidad. Pero, es más raro que la responsabilidad sea sólo tuya.
Vamos a verlas con un poco de calma.

El mito "Nadie -o poca gente- puede amarme"

Componente de verdad: Es probable que no seas fácil. Es probable que seas una persona un poco compleja o poco tolerante. Componente de mentira: hay gente insoportable y terrible que sin embargo tiene pareja.  Solución fácil: empieza a revisar como hacerte menos insoportable. Uno puede ser más amable y menos conflictivo. Decisión ganadora: no te pongas en promoción. Si te relacionas con una persona que claramente es un peligro emocional, posiblemente has bajado demasiado las expectativas. Probablemente las has bajado tanto que no vale la pena esa relación y lo que debes hacer es volver al casting y buscarte algo mejorcito.

El mito "Uno debe empeñarse para sacar adelante una relación"

Eh, si. Empeñarse un poco, poner algo de esfuerzo. Pero entre colocar medios y dejar la piel, uno que otro hueso o la salud mental hay una distancia.  Truco esencial: pregúntale a alguien de confianza si estás actuando de forma autodestructiva... y si el personaje en cuestión vale la pena.

Algo hay en mí que no funciona, quien esté conmigo, algo debo tolerarle

Es posible, como siempre, que algo de verdad esté por allí. Tienes un truco ganador: pregúntale a alguien de confianza, alguien a quien quizá no le caigas tan bien, si piensa que necesitas ayuda profesional. Y si la persona duda, tú no lo dudes. Busca ayuda y que te ajusten algún tornillo. En ocasiones basta con un par de consultas. Pero, en este mito hay mucho de falso: existen personas que están bastante mal de la cabeza y logran tener relaciones sólidas.

Consejitos finales

Tómate la vida con más calma. Deja de hacerte sabotaje, y date la oportunidad con algunas personas mejorcitas. Mejora el casting. Y ten espectativas realistas: las relaciones perfectas no existen ya ni en las películas, así que, puesto que vas a sufrir un poquito, al menos con alguien que valga la pena el esfuerzo.

@LeonardoamayaMD
racionalemotivo.blogspot.com

Más allá del terrible 20% (1)

Hay un mundo maravilloso donde no te encuentras con personas difíciles. Maravilloso porque no es real. #elterrible20x100 Las relaciones...