domingo, 15 de diciembre de 2013

Una vida llena de desgracias... que nunca han ocurrido

"Los callejones sin salida son mi mejor fuente de inspiración" 
Milan Kundera
Una ávida lectora y logoterapeuta que disfruta el agradable y cálido clima invernal de Suecia mientras cursa un doctorado me envía esta frase de Kundera. ¡Da mucho para pensar y decir!
Comencemos por partes, como hace uno cuando se debe comer un elefante.
En nuestra vida con alguna frecuencia nos tropezamos situaciones de las que pensamos no tienen salida. Sufrimos locamente, nos ataca la angustia, tiramos por la ventana proyectos y metas ante el drama. Muy frecuentemente, se relaciona con temas afectivos, como cuando termina una relación en la que habíamos empeñado mucho de nuestro esfuerzo (e incluso peor, tiempo y dinero).
Claro, ahora podemos decir que no valía la pena, que fue un error, pero mira: nos costó meses de drama, alguna que otra pastilla psicoactiva, terapia, etc. Quizá incluso pasa cuando estamos solos y pensamos que no conseguiremos la persona ideal (y asumimos locamente que sólo se puede ser feliz con alguien, ya te cuento de eso...).
En ocasiones, el drama se presenta porque hemos tomado una decisión que ha cambiado el rumbo de nuestra vida, o evaluamos que algo a lo que dedicamos muchos años no tiene sentido, y en consecuencia asumimos que nuestra un parte sustancial de nuestra vida ha sido un error. En este caso, la telenovela comienza con una promesa de mínimo tres temporadas.

Con frecuencia, nos pasan por la cabeza algunas ideas bastante tóxicas relacionadas con estos dramas. Hoy, te cuento dos:

Mi vida no tiene sentido sin .................... (Coloque en la línea punteada el idiota en cuestión).

Si estás pasando por esta situación, piénsalo con más cuidado y usa la memoria. En otras ocasiones, has sentido lo mismo (quizá una de esas relaciones escolares complicadas) y resulta que sobreviviste. Fuiste capaz de recomenzar y luego, el personaje en cuestión pasó a la historia. Otras veces, puedes acordarte de personas a tu alrededor que han pasado por la historia, y han seguido adelante. Incluso muchas veces, esas personas se han "librado" de un verdadero problema al dejar que ese mal momento pase a la historia.
Nuestra vida tiene muchos más sentidos. Claramente tener alguna persona significativa a nuestro lado puede ser un buen plan. Pero, las personas, todos, somos afortunadamente reemplazables. Todos. Todos... Y luego, quizá es el momento para considerar si el problema quizá no esté en el modo como tú manejas tu vida.
Veamos... es bueno que tengamos una relación, una persona que nos quiera. Bien, no es indispensable (pregúntale a alguien casado y ya verás: es posible vivir con una persona que no te ama...) En segundo lugar, es bueno que tengamos una relación profesional retante, un trabajo que nos da algunas emociones, nos permite crecer y nos proporciona dinero. Por lo menos eso estaría bien. Tercero, amigos y familia. Pero hasta aquí, son campos de la vida en los que requerimos otras personas. Te agrego un cuarto y quinto punto. El cuarto, ten una afición, un arte. Pintura, baile, música, cine, afecto por la moda o el diseño. Son cosas que puedes hacer o disfrutar y tareas que haces para ti. No necesitas a nadie para ese plan. Con mucha frecuencia, le dedicamos muy poco tiempo a esa actividad tan importante. Y el quinto, espiritualidad, ir más allá. No hace falta que sea un tema religioso, la espiritualidad es simplemente ir más allá de lo corporal. Meditación, contemplación, de lo que sea. Uno puede ser notablemente espiritual en este sentido y no tener ninguna creencia religiosa.
Pues mira, no es fácil cojear de dos de estas cinco patas. Y si no practicas las "patas" cuatro y cinco... tres son muy pocas para mantenernos estables. Consejo de peluquería: busca tu arte, busca tu contacto con el espíritu.

Estoy más solo / sola que un hongo y no conseguiré nunca a nadie que me haga feliz.

¿Te das cuenta que es una predicción? Nadie te puede garantizar que consigas a alguien. Nadie te puede garantizar que el que consigas no resulte de lo peor. Tampoco nadie te puede profetizar que no conseguirás a alguien. Pero, por lo menos hay que salir de la casa. No para buscar a nadie: para pasarla bien mientras te dejas encontrar. Si te quedas encerrado/a, pues tocará con el que reparte la pizza, que quizá no es eso lo que está buscando.

Vamos a Kundera, y aprovechemos la licencia de tergiversar y hacer decir a la frase lo que se nos de la gana: inspírate cuando te encuentres en ese callejón sin salida. Y ya verás que la tiene. Al menos, para pasarlo bien hoy. No te hablo de magia. La solución no aparecerá fácil, pero te garantizo que si te quedas llorando y quejándote, allí sí que no aparecerá nada.

Racionalemotivo.blogspot.com


miércoles, 4 de diciembre de 2013

Construir sobre arena... o quizá sobre algo un poco más blando

Construir la vida sobre un fundamento claro es la razón por la que no podemos edificarla sobre caca. 
Efluvio filosófico-etílico
Tuve un pequeño escrúpulo para escribir el título que me parecía más acertado para hoy: no se puede edificar sobre un campo de lo que ya dije. 
Incluso para el mercadeo esta idea es clara. Recuerdo que una de las los principios de Nike Europa es: "las cosas se hacen con gente buena". Se hacen cosas grandes con gente grande, con metas grandes, con ideales grandes. 
Me contaron que vieron en un lugar cualquiera una frase un poco impactante: el cartel decía algo así como "mis motivaciones son mis enemigos". Seguramente se trata de esas frases que buscan impactar y ya está, pero nos sirve para echar carreta hoy. 
Resulta que es una motivación bastante pobre. Se apoya en una de las peores experiencias humanas, si asumimos que tenemos gente en nuestro pasado que hay que dejar allí. Pero dejemos lo feillo a un lado y pensemos en positivo. 
Nietzche decía (más o menos): Quien tiene un porqué, aguanta cualquier como". Y a eso vamos. Tener razones para actuar es clave para movernos. Ayuda mucho que esos porqué sean con las metas constructivas, con las personas constructivas, con lo mejor que nos rodea. Porque así podemos construir hacia el futuro, apoyándonos con lo mejor del presente. 
Viktor Frankl hablaba de las crisis del absurdo como una forma radical de las crisis de sentido. Va más allá: no sólo pensar que la vida propia no tiene sentido sino que es absurda. Hay además mucha investigación que ha mostrado este fenómeno como un efecto de la cultura contemporánea. Ahora, tener un sentido vital no quiere decir que deba ser "el" sentido. No hace falta que nuestra vida se oriente por la salvación de una especie de primates en riesgo de extinción en las Islas Faroes (donde de hecho, no hay primates, me imagino que por el frío de los mil demonios que hace allí). 
Así nos permitimos un sano egoísmo. Esto es: primero tú. Hasta los más fuertes actos generosos tienen algún premio. Al menos te da alegría no ser tan cabrón como otros, o como tú mismo hace un tiempo. Está bien. No nos pongamos esas metas locas (porque son irreales) de hacer lo bueno de forma super altruísta. Es una sobredemanda, algo que va más allá de lo que puedes pedirte. Pero preocúpate por tener una motivación constructiva: el arte, la moda, la salvación de las últimas tres guacamayas importadas y casi congeladas de las islas Hébridas, a punto de extinguirse ahogadas en la última llovizna del norte de Escocia. 
Pero vamos a lo importante: espero que hayas por lo menos pensado en lo tóxico que es construir encima de nuestros odios. De hecho, parece pobre y un tris patética una vida que no tiene más motivaciones disponibles que sus propios pequeños y retorcidos odios. A las personas que he conocido radicalizadas en este momento de vida... pues he procurado tenerlas de lejitos, porque además de rasgos del carácter bastante extremos, suelen ser personas conflictivas y tóxicas para su entorno. Así mismo. Un motor a base de caca puede ser muy ecológico pero un poquito maloliente, ¿no?
Pues seguro que tú no eres de esas personas (no creo que ese perfil lea mucho y menos un blog como este). Mira que en últimas, cuando uno crece pensando en sus "pequeños odios" finalmente está actuando de cara a la platea, y a al gente que debería ser menos significativa de su vida. Los errores del pasado, las personas de la historia mala... pues déjalas como aprendizaje y búscate motivaciones más higiénicos. ¡Seguramente que es más sano!
racionalemotivo.blogspot.com

martes, 26 de noviembre de 2013

A nadie se le niega un saludito de lejos

Si la m...da de Whatsapp sonríe... Porque tu no?
Me envía esta profunda frase un colega del mundo CBT. Y que realista es! Se nos olvida quizá que los seres humanos solemos responder al efecto miquito: sonríes, y te sonríen. Haces cara de puño, te miran ídem. 
Muchas veces nos quejamos por el entorno hostil en el que se puede llegar a convertir el trabajo. Y podríamos preguntarnos: ¿tu contribución de que lado está? 
Pues eso. Una breve por hoy. Piénsatelo! 
Racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 3 de noviembre de 2013

Autobiografías y otras mentiras de ese tipo

La autobiografía es un género literario en el cual establecemos correlaciones improbables entre hechos vagamente ciertos
- Leonardo Amaya, Efluvio filosófico-etílico
Con frecuencia establecemos correlaciones entre eventos de nuestro pasado para demostrarnos a nosotros mismos, de forma autodestructiva, que nuestra vida ha sido una evolución tóxica de situaciones desgraciadas. Y lo más terrible de esta situación es que solemos creer que esos vínculos son ciertos.
Piensa en las profecías cotidianas que te hacen sufrir: Suelen ser la conclusión de historias malas, dudosas elecciones y coincidencias con personas inoportunas, pero no una verdadera "cadena de la condenación". Sin embargo, nuestra habilidad para asumir que la magia negra opera en nosotros es verdaderamente sorprendente.
Es muy posible que en nuestra historia vital encontremos páginas difíciles vividas y personajes lamentables que permitimos entrar en nuestro camino. Vamos por partes: Episodios difíciles hemos tenido todos. En muchas ocasiones, esas experiencias nos han ayudado a crecer y hemos logrado aprender, de una forma costosa, quizá, pero válida. No pocas veces hemos aprendido que... hay maneras más baratas de aprender, como escuchar con más atención las historias malas de los demás y "escarmentar en cabeza ajena".
Y personas equivocadas... ¡cuánto nos enseñan! Frecuentemente que vemos ahora como equivocadas fueron una apuesta, y como en todas las apuestas, algunas veces ganas y otras pierdes. Mucho más frecuente cuando se trata de elecciones románticas, donde tendemos a invocar la magia, recordar a Disney y asumir que es cierto y apostar a riesgo loco. También las malas elecciones de personas han sido simplemente eso: errores de "casting". Éste sí es un aprendizaje clave: cuando miras los malos castings te encuentras que desde el principio... eran personas equivocadas. Gran ocasión para aprender, y es muy importante que miremos esas malas experiencias no para sufrir, sino para evitar volver a tropezar otra vez con la misma piedra.
Y finalmente, unos consejos de peluquería, un poco más elaborados, como para el blower:

  • En nuestra vida hay también muchos eventos positivos que con mucha frecuencia olvidamos, damos por sentado que son "naturales" o perdemos el buen hábito de usas como recuerdos buenos en las horas malas. 
  • Las páginas difíciles de la biografía son eso: pasado. Historia. No lo puedes cambiar, sólo aprender de ellas. Y no dicen mucho de ti, simplemente que has probado diversas formas para ser feliz, y no siempre han salido bien. 
  • Además, ¿quién te ha dicho que no puedes cometer errores? esa es la condición humana: equivocarnos de vez en cuando. Sino, decidir sería facilísimo. 
  • Pierde el mal hábito de hacer profecías y concéntrate en trabajar para construir una vida mejor en el futuro. Sufrir no produce nada más que úlceras y dolor de cabeza. 
  • Mejora tus habilidades autobiográficas e incluye los pasajes buenos de tu vida. 
  • Y finalmente... aprende. Aprender es una tarea tan compleja y difícil que deberías alegrarte por cada oportunidad que te da tu historia personal para ver un mejor camino. 

racionalemotivo.blogspot.com - www.leonardoamaya.com

martes, 15 de octubre de 2013

Una de Nietzsche...

La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento
F. Nietzsche
¡Quien se imaginaría a este circunspecto filósofo dando consejitos de peluquería! Pero, para que veas: recordar cada cosa con frecuencia entorpece nuestra capacidad para razonar de forma defensiva y constructiva.
¿Y porqué? Es importante tener historia para aprender de nuestro pasado, también de las malas experiencias. Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Aprender en los temas humanos es una tarea compleja, y requiere que construyamos sobre lo que ya hemos vivido. Pero, en muchas ocasiones el pasado y la memoria hiperactiva nos interfieren porque:
Nos dedicamos a sufrir sobre los errores pasados: acéptalos. No los puedes cambiar. Aprende.
Nos llenamos de prejuicios: el hecho de haber tenido interacciones con dos o tres cabrones y una persona falsa no implica que siempre nos vamos a encontrar con gente así. Por ejemplo, yo tengo muchos buenos amigos bogotanos, luego de haber tenido la experiencia de tratar profesionalmente con una personaja de lo peor, poco profesional y falsa como moneda de cuatro pesos. 
Perdemos la oportunidad para arriesgarnos nuevamente: una parte importante de las buenas metas humanas incluyen un factor de riesgo. Enamorarse, trabajos retantes y aficiones frecuentemente demandan una buena porción de apuesta. Apostamos por personas nuevas, proyectos nuevos y metas nuevas, y si nos paraliza el recuerdo de malas experiencias pasadas, podemos dejar de lado una nueva oportunidad con mejores resultados.
Pues con Nietzsche: un poco de mala memoria no pocas veces es bueno.
LAmaya - racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 29 de septiembre de 2013

La loca exigencia de la aceptación

No creo que los hombres sean más inteligentes que las mujeres. Ambos sexos parecen ser igualmente estúpidos. - Albert Ellis
 Albert Ellis es reconocido como "el abuelo" de la terapia cognitiva, y comparte honores con A. Beck dentro de la historia y desarrollo de esta línea de psicología. Ellis se caracterizó por ser directo, mordaz y autor de frases bastante efectistas. La que cito es una de ellas.
Pero vamos al tema. Hay dos demandas irracionales, excesivas y tóxicas que con alguna frecuencia nos llevan a sufrir y hacer tonterías muy notables: la demanda de aceptación y la demanda de amor.
La loca demanda de afecto supone que "Es una necesidad irrenunciable para cualquier persona humana el ser amada y estimada por cada persona significativa de su vida". Claro, con frecuencia no pensamos esa frasecita así de clara. Pero, otras ideas y algunas reacciones nos pueden  mostrar que la tenemos agazapada en la recámara de la conciencia.
Esta exigencia es demandante y conduce a la frustración simplemente porque es irreal. No podemos garantizar que todas las personas significativas de nuestra vida nos quieran, o expresen ese afecto siempre. Una sutileza por el estilo es la demanda de aceptación y reconocimiento. Aquí ocurre algo similar; no podemos esperar racionalmente que todas las personas unánimemente y siempre nos reconozcan y acepten. Cuando esta demanda está en tu cabeza... comienzas a explorar el reconocimiento de los otros, a atender demasiado las opiniones de los demás, a preguntar para confirmar si algo lo has hecho del modo oportuno. También ocurre que sufres de forma desmedida ante el fracaso en algún punto, o ante la pequeña o gran decepción que le puedas causar a alguien.
Evidentemente un paso importante para poder emprender la tarea del cambio y el crecimiento personal es reconocer nuestros errores, los puntos a mejorar, etc. Pues eso: para mejorar.
Pero, si te pones a sufrir, a pedir excusas por todo, a esperar que todos te comprendan y reconozcan tu inmensa sabiduría, prepárate a sufrir a lo loco.
Aquí te dejo un par de consejitos de peluquería que te habría podido ofrecer el mismo Ellis:
Acepta que el mundo entero no vive atento a tus logros y fracasos. Atiéndelos tú, celébrate tú, aprende de los errores tú mismo. Y que los demás, aplaudan.
racionalemotivo.blogspot.com / leonardoamaya.com

domingo, 8 de septiembre de 2013

Ideas irracionales que nos agravan lo ídem

¿Y dónde dice que todo mundo debe quererte?
 Albert Ellis, el creador de una de las líneas de terapia cognitiva, la TREC, trabajó y dialogó mucho sobre varias de la ideas rígidas y locas que nos llevan a un mundo de caos y sufrimiento. Estas ideas tienen en común su irrealidad y subredemanda. Son mentira, y además son tan exigentes que te garantizan estar siempre frustrado.
Vamos con la primera:
"Es una necesidad extrema para el ser humano ser amado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad"
Claro que de primer intento, uno dice: "nooo pero yo no estoy tan loco". Pero vamos, léela bien. Léela con realismo: ¿no es cierto que en muchas ocasiones te frustra y te molesta que alguna persona no te quiere como "debería" quererte? ¿Sino, porqué te sorprende que el portero de tal edificio no te atendió como el príncipe de Gales? Evidentemente puedes demandar unos mínimos estándares de interacción, pero no esperes que sea una atención estilo Versalles.
Incluso, te lo digo de una vez: ¿tu esposo no te "tiene" que querer como tú quieres? Cada cual quiere a su forma. Incluso, hay mucha gente que no "tiene" que quererte prácticamente nada. Una pequeña alegría: tampoco tu tienes que querer a todo el mundo. Hay gente que te caerá mal, y hay personas a las que tú le caes mal. Esa es la realidad. El mundo ideal que tienes en la cabeza es real allí: dentro de tu cabeza.
¿El camino? ¡Aceptar la realidad! Cuando te toque interactuar con algunas de esas personas que te recuerdan que "el infierno son los demás"[L'enfer, c'est l'Autre: Sartre]... pues acéptalo. Y no te sientas obligado tampoco a "querer" a todos. Claro, te invito a que no se note y respetes las mínimas normas de cortesía, pero... no tienes que hablar toda la noche con esa persona. Ni verla incluso. A nadie se le niega un saludito de lejos, como esos de: "¿será que es o no es?". Pues eso.
Cortesía y saludito de lejos, cuando no logras fingir que no viste, y si se te da la gana, no saludar.
Y cuando te toque a ti recibir el "saludito de lejos"... pues aceptarlo: tampoco esa persona debe amarte. Y verás que bien la pasas.
Leonardo Amaya / racionalemotivo.blogspot.com






martes, 27 de agosto de 2013

Personajes de telenovela 1: Emerenciana del Carmen

Con frecuencia vivimos en telenovelas sin cuento que nos llevan a sufrir de un modo loco. Claro, si te gusta sufrir, no hay problema: espectacular que tengas abundantes motivos. Pero, si realmente lo que quieres es ser feliz, estar en una telenovela mala es sólo una estrategia tóxica, autodestructiva y cara. 
Para reírnos un poco de la vida real, te voy a describir algunos de los personajes, por si acaso es el libreto que sigues en esta temporada. 
Emerenciana es la mujer de las urgencias. La dama de los dramas que siempre busca servir a los demás, atender a sus hijos hasta en los mínimos detalles, sufrir con los que sufren, sufrir con los que gozan, etc. Que bueno tener alguien así alrededor... Pero, Emergenciana siempre tiene al día su cuenta de servicios prestados. Entonces, en cualquier momento, sale con una frase amable del tipo "con todo lo que he hecho por ti, y así me pagas". 
Vamos a ir por partes: primero, si alguien se ofrece a apoyar, uno suele asumir que es un servicio gratuito y no un intercambio de bienes. Segundo... Emerenciana: parece que es una compra de afecto, sabes? Y el afecto comprado siempre sale muy caro.  Tercero, te garantizo que si piensas un poquito más en ti, con un poco de egoísmo del sano, serás más feliz, sembrarás un poco más de alegría auténtica y autónoma a tu vida... Y a tu alrededor. Porque, Emerenciana, es un poco jartico estar con gente que siempre te lleva la cuenta. 
Ya sabemos que no eres mala. Pero, comprar afecto no funciona bien. No es prudente dejar en las manos irresponsables de los demás temas tan importantes como la propia felicidad y logro. Ve por lo que quieres. Lo peor que puede pasarte es que te digan que no o los temas no salgan.
Segundo... Piensa en ti. Nuestra cultura nos vende una tarea complicadita de estar "al servicio" de todos y se muestra como horriblemente horrible pensar en uno mismo. Eso nos hace ir de cabeza, porque realmente, siempre estamos buscando algo. Claro, es bacano si además te planteas relaciones de ganar-ganar, es un buen punto, te hace una persona que logra relaciones fuertes y de lago plazo. En el caso de las Emerencianas... No ocurre, porque realmente, aunque suene duro decirlo, es egoísta. Porque buscas tanto la retribución de los demás que te olvidas de las maravillas de las auto-retribuciones, lo que ganas por hacer alguna cosa gratis, simplemente por la retribución interna de ser menos cabroncete. El problema cuando actúas al modo de Emerenciana es que no tienes tiempo para ti, no hay entonces retribuciones internas... Y todo lo esperas de fuera. 
Pues piénsalo. No sólo haya canales de telenovelas, quizá pasarte un rato a Animal Planet puede ser interesante. 
Leonardo Amaya 
Racionalemotivo.blogspot.com

sábado, 24 de agosto de 2013

Frases idiotas llenas de sabiduría

Para la NASA, es espacio es una prioridad importante
Dan Quayle (Político, exvicepresidente USA)
Esto sí que es ir a lo básico. A pesar de los rumores sobre su poca competencia intelectual, esta frase está realmente llena de sabiduría. La razón es básica: con frecuencia nos olvidamos de lo más importante para nosotros, porqué hacemos determinada tarea, cuál es nuestro verdadero trabajo, quienes son nuestros amigos de verdad, en qué clase de relación estamos.
Como en la vida corriente nos llenamos de tareas y de metas que compiten por el poco tiempo que tenemos... es clave saber qué y quienes tienen prioridad. Y en esto hay que ser claro en el casting. Una de las tareas importantes es construir, sin este trabajo, nos mata el día a día. Descuidamos amigos que son significativos, o nuestras aficiones poco importantes nos distraen de nuestro trabajo... o dejamos que nuestras distracciones importantes pasen a segundo plano porque nos asociamos a la gente equivocada en eso.
Quienes son nuestros amigos significativos es otro punto clave. No se trata de verlos todas las semanas, se trata de tenerlos en prioridad cuando hace falta, no descuidarlos, aprovechar los momentos de coincidencia. Cuando tienes muchos amigos significativos, el orden es clave. Cultiva los amigos que aportan. Dedícales tiempo, aprende de ellos. Y el casting equivocado, ¡a limpiarlo! De cualquier persona puedes aprender, pero no todos deben ser importantes para ti, simplemente porque no te alcanzará el tiempo.
Y saber en qué relación estás, muy importante. Si estás con un plan informal, en una relación seria, en un rollito sin más... Cualquier relación es válida, siempre que los dos estén en la misma, ¿me entiendes?
Pues ya lo sabes. El espacio es una prioridad importante si eres de la NASA, no lo olvides.
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com

sábado, 10 de agosto de 2013

De navegar y esas cosas

No puedes cruzar el mar simplemente estando de pie y mirando al agua. - Rabindranath Tagore
En REBT (rational emotional behavioral therapy) hay una gran tradición en el uso de las metáforas. Suelen ser muy pedagógicas y fáciles para manejar, y construir metáforas más sanas ayuda a re–estructurar las otras metáforas, espontáneas y tóxicas, que en ocasiones nos hacen sufrir y tomar decisiones inconvenientes oara nuestros intereses.
En algunos temas vitales importantes, relacionados con el crecimiento y el desarrollo profesional y personal, hay una imagen que es muy gráfica: Podemos pensar en nuestra vida como un viaje en un barco que pasa por diferentes puertos.
En cada puerto, te encuentras con personas: algunas significativas para aprender de ellas, otras significativas para aprender a evitarlas. También vives eventos e instituciones que te ayudan a crecer, o te sirven para aprender de tus errores y los de esas empresas, acumular experiencias, etc.
Cuando toca crecer, cuando es el momento de dar otro paso en lo afectivo y en lo profesional, entonces toca levar anclas y emprender el camino para el siguiente puerto de la vida. Algunos de los personajes del puerto en que te encuentras ahora se embarcarán contigo, y seguirán acompañándote en tu camino. Otros, deciden quedarse o tu decides que es el momento de dejarlos en la historia.
Para que pueda zarpar el barco de tu vida, tienes que soltar las amarras que te atan a los que se quedarán atrás. Esas personas, eventos, etc., quedan en tu historia. Una historia valiosa, pero claramente historia.
Se trata simplemente de avanzar, de seguir el camino. Algunas de esas personas, quedan en la historia como momentos valiosos de la vida, como ese conjunto de fotografías felices que llevamos en nuestra memoria. Fueron momentos compartidos bellos, alegres, que pasaron y que por eso mismo son un tesoro en la memoria. Sufrir porque ya no están con esas personas no tiene sentido: afectas la magia de tus recuerdos. También hay otras personas y eventos que quedarán en la historia... afortunadamente: porque fueron malas decisiones, malos «castings» de los que has aprendido con no poco costo personal. Es una dicha que hayas podido dejarlos en la historia.
Aprende de esas situaciones. ¿No te ha ocurrido que, al ver alguna fotografías te preguntas: cómo fue posible que yo me juntara con esta gentecita? Pues eso. No sufras por los errores del pasado, aprende de ellos. Cuando te queda atado al pasado... No puedes avanzar. Hay una frase muy repetida, de la que no sé su autor original: para encontrar a la persona correcta, tienes que dejar la persona equivocada. Se aplica mucho, mucho.
También te puedes atar a un recuerdo bueno, pero que ya pasó, porque esa persona o evento siguió otro camino, tú debiste tomar un viaje de muchas millas... Y ya no coinciden en el espacio o en el tiempo. Disfruta los recuerdos sin romper la magia intentado revivirlos o mantenerlos de forma heroica. Goza el recuerdo, y acepta que por ser eso es mágico. Y date la oportunidad de vivir otros momentos espectaculares, y conocer otras personas maravillosas que están en los otros puertos que puedes visitar.

Vamos a unos consejitos de peluquería que pueden ser útiles para cortar esos cabos inadecuados con el pasado y poder seguir adelante, al siguiente puerto:
–Acepta la historia como es. Cuando quedamos atrapados en un «cuento viejo», con alguna frecuencia está causado por una cierta tendencia a asumir que el final de una mala historia incluye que los demás son unos demonios terribles y tú un ángel de los cielos. Ni lo uno, ni lo otro. Todos tenemos rasgos cabroncetes. Evidentemente en ocasiones las faltas de los demás han sido más serias, por ejemplo, cuando alguien te ha agredido física o moralmente. Pero incluso ese personaje seguro tiene alguna cosa buena. Así te evitas las sobre–demandas irreales de «justicia» y aceptas que también algo bueno te dejó, incluso no voluntariamente y quizá fue simplemente el aprendizaje de no tratar más a gente así.
Quizá te equivocaste de «casting» y eso es lo que hay. Para ser claros: dejar pasar. Porque el rencor también es una forma de quedarse atado al pasado. Por supuesto, no significa que te olvides de reclamar lo que sea justo para compensar los daños causados. Pero si quieres de verdad vengarte, en muchos casos la mejor venganza es el olvido.
–La naturaleza aborrece el vacío. Nuestra vida tiene muchos espacios significativos. La sabiduría popular lo dice: un clavo saca a otro clavo. Llena tu día de actividades con sentido para ti, controla la tendencia loca de vivir para otros, y ponte en la tarea de pensar en que, para dar, primero tienes que tener algo dentro de ti. Ponte en la tarea de encontrarte con nuevas personas, nuevas experiencias y dedícale tiempo a tu arte, a tus aficiones. A lo que disfrutas hacer. Y procura hacerlo con gente valiosa. Si te quedas encerrado sollozando por lo que no es, tampoco dejas partir el barco.
–Observa las experiencias con perspectiva. Todos aprendemos de circunstancias nuevas si nos lo proponemos. ¿Recuerdas las situaciones por las que sufriste de forma loca hace dos o tres o cinco años? En la mayor parte de los casos, ahora tenemos claro que... no era para tanto.
Y tu... a que puerto tienes ahora que aprovechar?
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 29 de julio de 2013

Frases idiotas llenas de sabiduría: sobre la dieta cotidiana


La comida es una parte importante de una dieta balanceada
-Fran Lebowitz

La célebre y ácida escritora de la Gran Manzana ofrece esta frase llena de profundidad. Ojo, estoy seguro que lo dijo pensando a qué se refería, o en el mejor de los casos, profundamente borracha. Porque es una frase de una gran sabiduría!
Vamos a ver. Una dieta balanceada incluye un poco de todo lo bueno disponible, y si es posible, un toquecito de lo malo, pero balanceadito. Si pensamos en la dieta vital, en el régimen alimenticio de nuestra vida, es importante que haya comida, amigos, un poco de drama, un poco de creencias desconectadas de la realidad, una gran dosis de realismo, estabilidad, un poco de incredulidad, un poco de espiritualidad, un poco de respeto a los demás, mandar a algunos a la mierda de vez en cuando, etc. ¿Ves? la comida es una parte importante de la dieta balanceada, pero no basta con comida. 
Vamos a hacer una pequeña revisión entonces de una dieta balanceada:
Comida: el tema está claro. Pero se trata de comer con la gente que toca. Así que si aceptas comer con alguien, es porque te vas a divertir. Los demás, que te manden un mail.
Un poco de drama: Si, le da un poco de picante a la vida encontrarte con algunos amigos con sus rollitos y sus historias. Puedes apoyarlo -de vez en cuando es bueno saberse útil-. Ahora, son la sal de la vida, no la base de la alimentación. Que vayan a terapia los demás. Y si hay gente muy perturbada a tu alrededor... recuerda que el peso de cargarles los rollos puede ser muy ominoso. Los que necesiten terapia, terapia. Los que necesiten medicación, medicación. Los que se deban pasar una temporadita por el hospital de confianza, acompáñales a hacer la maleta.
Una dosis de realismo: el mundo es como es. No lo vas a cambiar. Acéptalo, y trabaja por sacar lo mejor que puedas de lo que realmente tienes posible. Acepta que cometerás errores y procura aprender de ellos.
Una dosis de sueños: apuesta por lo que quieres logra en tu futuro. Aprende que el futuro se construye hoy, con lo que tienes en tus manos.
Un poco de espiritualidad: una espiritualidad sana, que se apoye en lo mejor de tí, sin exigirte más de lo que puedes dar. Una espiritualidad que te ayude a construir a partir de lo bueno, y que no te castigue por los errores y dificultades que son simplemente la consecuencia de ser humanos.
Un poco de incredulidad: para que cuentes con lo que hay y no demandes de tus amigos más de lo que pueden dar. Construye sobre las realidades, las promesas son sólo eso. Palabras. Tienen mucha fuerza, pero sólo cuando se hacen reales. Cuando tu las tomas como reales y no resultan, sufres. Allí puedes ver su poder. Y cuando las aceptas como posibilidades, y te invitan a construir.
Gente buena: las cosas se hacen con gente buena. Rodéate de personas mejor que tú, de quienes puedas aprender. Realmente hay muchas personas así. Ten cuidado de las que... no están en tu mismo momento.
Leonardo Amaya / racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 15 de julio de 2013

¡Ojo al casting!


Entre dos errores, prefiero el que nunca he intentado antes  
-Mae West
Cuesta mucho ser autocrítico. En ocasiones, porque no podemos ver claro nuestros propios errores. En muchas otras, porque verlos claro es una experiencia dolorosa que preferimos evitar. Pero esta evitación es por sí misma un error: te condena a no mejorar y así coleccionas un grupillo de hábitos que te hacen una persona difícil incluso para ti mismo.

No te parece tremendo cometer siempre los mismos errores? A mí me parecería triste ser una persona que sistemáticamente se equivoca en lo mismo, una y otra vez, sin mejorar. Yo sigo a Mae West: de dos errores, prefiero el que no he cometido antes. No podemos evitar todos los errores. Nos equivocamos. Sin embargo, siempre podemos aprender: la primera vez que cometes un error es simplemente una consecuencia de la condición humana. La segunda vez que cometes ese mismo error, es una mala decisión y un problema de tu gestión personal.

Equivocarse en la valoración de eventos, proyectos y personas forma parte de la experiencia humana. Proponernos metas e intentar nuevos panoramas vitales implica siempre un riesgo. Raramente tendremos el control de todos los elementos para juzgar de primera intención personas o situaciones. Sin embargo, cuando consideramos que alguien o alguna situación no cumplió nuestras expectativas, con frecuencia nos encontramos que ya teníamos información sobre esos defectos. Toda relación es de alto riesgo, así que si vas a invertir, es bueno estar atento a la «calidad» del producto.

Evidentemente todos tenemos defectos, y nuestros amigos nos soportan porque evalúan que nuestros aspectos positivos compensan nuestros límites. Pero, si la persona con la que tratas no coincide en tus valores personales o profesionales, piénsalo con más cuidado. Podemos ajustarnos a temas importantes pero superficiales, en cambio los aspectos de fondo no mejoran fácilmente.

De esas situaciones de fracaso personal en una empresa o en una relación podemos aprender, si nos atrevemos a reconocer que esta vez no salió bien y toleramos el momento de sufrimiento que es normal. Ayuda mucho reconocer la realidad: nos moriremos cometiendo errores, no siempre –de hecho, casi nunca– contamos con los datos suficientes para evaluar de forma acertada un proyecto, una situación.

En la evaluación de las personas, nos enfrentamos a un reto adicional: hay mucho farsante suelto por allí. Y la habilidad del farsante es parecer otro. Allí te doy un consejito de peluquería: mira su trabajo (dice mucho de la gente) cómo maneja el tiempo, que tan profesional y constante es en lo que hace. Mira su entorno: amigos y familia... Dice mucho de nosotros nuestros amigos! A mi me alegra que el peor de mi grupo de amigos soy yo, y no tengo problemas con la autoestima, sino todo lo contrario. Y mira la familia. Lo que se hereda no se hurta, dicen por allí. Evidentemente hay personas que van cambiando y mejorando por la vida, y superan grandes limitaciones, pero también en este caso, la excepción confirma la regla.

Un proyecto que no sale es consecuencia del simple hecho del riesgo. Todos hacemos apuestas para crecer, y algunas veces, tropezamos en ese camino. Pero si somos objetivos, muchas veces, en medio de aspectos que no cumplieron nuestras expectativas se encuentran otros puntos que fueron retantes y constructivos.

Con las personas, es frecuente que caigamos en cuenta más o menos tarde de errores graves en nuestra selección y apreciación inicial. Con algunas de esas personas, es una buena oportunidad tomar distancia. Aprender implica tener claro cuáles son las personas que son una oportunidad para tí, las personas que aportan, los amigos verdaderos, con los que puede haber problemas de tanto en tanto, pero están allí. También tener claro cuál es el perfil de personas que están quizá bien para tener en la categoría de conocidos, pero no para ser cercanos. La red de amigos es tan importante que la calidad de las personas es clave. No se trata que esas personas sean malos individuos: siguiendo a Ellis, incluso Hitler quería a sus perros; se trata más que esas persona no son coherentes con tu estilo de vida, con tus preferencias, con tu grupo. Mira tu "foto de grupo" y casi siempre descubrirás quienes no cuadran. Una buena limpieza del «facebook» real de vez en cuando, es bueno. ¡Ojo al casting que haces!
Leonardo Amaya - Racionalemotivo.blogspot.com 

viernes, 28 de junio de 2013

¡Salte de la Telenovela!

Afrontar enfermedad y muerte....implica replantearse TODO y dejarse de pamplinadas.... entender que el mundo es como es y no como yo pienso que es... ni siquiera el del otro!.. 
Olga Gamig, Florida. 
Un matrimonio amigo me ha escrito este mensaje (que me han permitido utilizar). Y es una frase que puede resultar fácil para decir, pero muy complicada para aprender y vivir en lo cotidiano.
Con frecuencia, sufrimos por la ausencia de condiciones que le hemos colocado a nuestra vida, a nuestra pareja y al mundo. No es un descubrimiento nuevo, lo tenía claro Epicteto (Circa 50 -150): No pretendas que las cosas ocurran como tu quieres. Desea, más bien, que se produzcan tal como se producen, y serás feliz. Evidentemente tenemos mucha más seguridad en algunos temas cotidianos de la que tenían Buddha, Epicteto e incluso casi cualquier persona en el siglo XIX. Pero, aún así, hay muchas situaciones que no podemos controlar. Y si sufrimos porque no son como nos parece, pues tenemos razón suficiente para convertir nuestra vida en un infierno.
Nuestro amigo con tendencia a la obesidad, Buddha, invitaba a concentrarnos en el presente, mejor dicho, a gozar con lo que hay mientras intentamos construir lo que vendrá: No sufras por el pasado, no sueñes con el futuro, concentra tu mente en el momento presente. En ocasiones, con mucha frecuencia, dejamos de disfrutar lo que ya tenemos, por condenarnos y sufrir por aquellas cosas del pasado que no salieron como queríamos y que no podemos cambiar; nos preocupamos por los miedos en el futuro, y dejamos de lado el día de hoy, que es cuando podemos realmente construir lo que viene.
Un personaje de la psicología contemporánea (aún vivo, espero tener la oportunidad de oírle en el Congreso Mundial de Terapia Cognitiva del próximo mes) Aaron Beck, habla de la "tríada de la depresión": Soy malo, el mundo (los demás) son malos y mi futuro será terrible. Sí, tenemos defectos, pero no somos terribles. Sí, hay gente cabrona, pero ellos mismos tienen también algún punto positivo, y siempre, puedes cambiarlos y alejarte de los que son negativos: gente hay a paladas; sí, el mundo es complicado, pero sufriendo y quejándose por que es así no lo cambia ni un punto.
Esta frase, como ves, tien mucho que comentar. Así que comenzamos una serie: Salte de la Telenovela. Vamos a verlo, y vamos a dejar de ser la Maria Esmeralda, la Camila Topacio, la Tibisay y ponernos en nuestro lugar: personas que tienen mucho que dar, y mucho que hacer cada día. ¡Nos seguimos conversando!
Leonardo Amaya - Racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 23 de junio de 2013

Viviendo telenovelas baratas

Nuestra vida es una creación de nuestra mente
-Jonathan Haidt
Haidt es un reconocido autor en la psicología positiva, que se apoya en este argumento en los trabajos de Dan McAddams. No voy a extenderme en una nerdoscopia, pero allí te dejo ese par de nombrecitos.
Pero vamos al tema. No se trata aquí de discutir si hemos sido creados en un momento de inspiración divina o si descendemos de nuestra abuela africana Australopithecus Afarensis, sino de las percepciones que tenemos de nuestra existencia.
Resulta que gracias al amigo McAddams y algunos de su gavilla de alumnos, sabemos que las personas construímos una narración vital con componente intencional. Es decir, nos inventamos relaciones entre eventos, seleccionando los que nos interesan. El tema es que tendemos a seleccionar episodios negativos. Así, formamos una telenovela terrible que suele tener rasgos de la tríada de la depresión de Beck: soy malo, el mundo es malo y mi futuro es terrible. Pensando así, la telenovela está garantizada.
Al parecer, algunos factores biológicos influyen en este campo. Pero, los la cultura y los reforzamientos de nuestra vida ayudan a mejorar o agravan el panorama. En ese caso, cuando la tendencia es evidente, el camino va más por la vía de meditación, terapia cognitiva o... Prozac.
Y el camino de los dos primeros tiene convergencia: vivir el presente, dejando el pasado para aprender y no recriminarnos por lo que ocurrió y no podemos cambiar; ver el futuro como una meta posible, que se concreta en el ahora. Aceptar de forma realista es mundo como es, con sus tonterías. Reconocer que hay algunos planes que salen, otros terminan, muchas veces afortunadamente, y finalmente, que la tarea se concreta con hacer las cosas hoy, sostener relaciones humanas valiosas (y las que no lo son, ¡dejarlas ir!) y concentrarnos en construir hoy el futuro que queremos. ¿Te parece buena tarea para comenzar la semana?
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com @ret_training

domingo, 9 de junio de 2013

Amor, telenovelas y alto riesgo...

Las relaciones humanas son inversiones de alto riesgo, en el mejor de los casos. 
Podríamos utilizar muchas más imágenes de este tipo. Hoy, les propongo esta: enamorarse y trabajar en construir relaciones humanas es una actividad que reclama alta inversión en emociones, en cambio, en shows afectivos, en dinero, en conflicto, en acuerdos, y así hasta el infinito y más allá. Además, la tasa de éxito es muy limitada... Para tener un dato, una página muy interesante muestra la tasa de divorcios en USA: 50% en el primer matrimonio, 67% en el segundo y 74% en los que reinciden en un tercer matrimonio. (http://www.divorcerate.org/) En las relaciones que no se han estructurado formalmente, la tasa en muy superior y de hecho, se sufre bastante más.
Así que el mínimo presupuesto que podemos hacer al emprender la búsqueda de la pareja es tener claro que no va a ser fácil, que va a costar esfuerzo y que tendremos fracasos. (Mira la Nerdoscopia para una referencia interesante). Sorprendentemente, y en contra de la evidencia, estamos llenos de mitos que nos garantizan sufrir y hacer tonterías.
Te propongo una pequeña encuesta de la locura: date un punto por cada idea de las que menciono, si alguna vez has pensado aunque sea por un instante que:

  1. La persona "perfecta para mí" está en el mundo, y es mi "media naranja" que me valorará como soy. 
  2. El amor verdadero dura para siempre una vez que encuentras la persona correcta.
  3. El matrimonio o las relaciones no deben tener mayores dificultades una vez que te has encontrado a la pareja ideal
  4. Si nos amamos, eso es suficiente para superar los problemas de la pareja .
  5. Sólo seré feliz cuando encuentre mi alma gemela.
  6. Es normal que uno sufra terriblemente cuando una relación valiosa termina.
  7. Nunca podré amar a alguien como amé a mi anterior pareja.
  8. El verdadero amor se siente en el alma y perdura para siempre
  9. Mi verdadero amor debe ser todo para mí y yo ser todo para él o ella.
  10. El amor verdadero debe estar en plena sintonía conmigo, y reconocer mis deseos sin necesidad que se lo diga siempre
Mira, si has respondido que sí a más de 6, vives en una telenovela de media mañana de esas que son depresivas y suicidas, llenas de drama y perturbación. Sí, con sólo 6. Porque son diez ideas locas y sobredemandantes. Si tienes dudas, las iremos comentando. Nos vemos en la próxima!

Nerdoscopia: Recomiendo un muy interesante trabajo de Ann Vernon (2013). I Will always love you: dispelling marital myths through applications of Rational-Emotive Behavioral Therapy, Journal of Rat-Emo Cognitive-Behav Ther, Vol 31, Núm 2, pp 57-66.

Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com


lunes, 3 de junio de 2013

Frases idiotas llenas de sabiduría (III)

Yo tengo mis propias opiniones, -opiniones sólidas- pero no siempre estoy de acuerdo con ellas.
[I have opinions of my own --strong opinions-- but I don't always agree with them]
- George Bush 
Comencemos nuevamente por lo básico. El objetivo de la vida es ser feliz. Si no crees en esto, y piensas que la meta vital básica es sufrir, entonces no nos estamos entendiendo en lo principal. Si asumes que el objetivo vital es reconocimiento, dinero, sexo, etc., entonces estamos de acuerdo en el punto de partida, porque usualmente cuando pensamos que el dinero, o la aceptación de las personas es la meta lo que estamos asumiendo es que esas son las condiciones necesarias e indispensables para ser felices.
Sin embargo, colocar esas condiciones tan concretas con frecuencia nos conducen a sufrir, porque no siempre ni en todo momento podemos asegurar esos temas. El tema de fondo es no hay nada "necesario" para ser felices. Basta que te acuerdes de muchas personas a tu alrededor, que son felices careciendo de lo que tú consideras indispensable o que son infelices teniéndolo. Ahora, estando claros en nuestras opiniones firmes, como Bush, con alguna frecuencia nos cuesta despegarnos de esas "necesidades" que nos inventamos y nos creemos firmemente.
Uno de los campos más frecuentes está en las relaciones humanas y de pareja. Vamos a intentar ponernos de acuerdo en algunas ideas "claras" al estilo de George:

  • Cualquier relación es posible. Basta mirar a tu alrededor. Así que la idea de una "pareja ideal" está en las películas y los mitos. Mira por ejemplo la historia de la "media naranja". Parece suponerse que un ser creador y perverso piensa en dos individuos perfectamente complementarios y los coloca en lugares distantes del mundo para hacer prácticamente imposible que se encuentren. ¿No te parece un poco cruel? Por fortuna la realidad nos ayuda: mira a tu alrededor y te encontrarás con personas muy distintas que más o menos logran convivir con una cierta tranquilidad. 
  • No todas las relaciones son sanas. Vamos a irnos a uno de los principios que la antropología ha asumido como válidos para evaluar las conductas de otras culturas: que no implique la muerte, que no incluya la mutilación y que no involucre una disparidad de poder. Pues eso: una relación que no mate lo que eres o te oblige a cambiar lo esencial; una relación que no te cercene campos importantes de tu vida; y una relación en la que exista una cierta paridad. Evidentemente, muchas veces podremos negociarlo, con más o menos esfuerzo. 
  • Es importante que sepas lo que para tí es importante. Lo que es importante para tí: tener en "blanco y negro" los puntos no negociables. Lo demás, se trata de acordarlo. 
  • Algunas relaciones terminan. Es la regla de la vida. Algunas, perviven por siempre, otras se acaban, y otras toman una pausa. No se trata de que la otra persona sea un demonio de los infiernos. En ocasiones, simplemente se trata de algo más "temporal": se encuentran en momentos de la vida que en esa ocasión son incompatibles, poco viables, o te alejan de tus metas esenciales. 
  • La razón más frecuente y enfermiza que nos conduce a mantenernos en una relación tóxica es el miedo irracional a quedarnos solos. Se nos olvida que la compañía más importante, y la persona más significativa que conocemos somos nosotros mismos. Además, estar con esa relación enfermiza nos distrae de buscar unas más funcionales. Si no tienes hambre, no buscas comida. Pero, en ocasiones es mucho más sano pasar un poco de hambre y buscar mejor menú en cambio de estar lleno de caca. ¿Me entiendes?
  • Muchas, la mayoría de las relaciones se pueden salvar si se logran establecer acuerdos claros y se entiende que consolidar esos acuerdos requiere tiempo. Pero no te olvides que dejar las cosas como están, si estás sufriendo por el estado actual de la relación, no es sano. Muchas veces, para ambos.
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com - www.leonardoamaya.com

domingo, 26 de mayo de 2013

Desapegandote y desenchiclandote de las relaciones pegajosas ytóxicas...

Leonor Lega, biógrafa de Albert Ellis ha concentrado parte de su trabajo en relaciones de pareja y afectivas basadas en terapia REBT. He tenido la maravillosa oportunidad de conversar y aprender de ella en múltiples ocasiones.

Luego de este detalle de vanagloria personal, pasemos a algunas ideas:

1. Estar sin alguien no es una desgracia. Claro, puedes preferirlo, es bacano y llega a ser muchas veces una experiencia divertida. Pero, indispenble, no lo es. Conozco a un buen número de personas que viven solas y son felices. Algunos, por decisión luego de relaciones largas, otras por viudez y muchas otras variadas formas, y otras simplemente porque las ofertas que llegaron eran poco prometedoras.
Cuando aceptamos la idea sobre-demandante: «no puedo vivir sólo» o «necesito a alguien para ser feliz», acabamos en relaciones poco sanas. Hay una razón básica: te pones en «promoción» y otras personas se dan cuenta y se aprovechan, muchas veces incluso de forma inconsciente. En cambio, sabemos que la independencia emocional es un aporte clave para la relación, cualquiera que sea, o incluso la ausencia de relaciones exclusivas. 

2. La independiencia emocional no es sequedad ni distancia. Puedes sostener relaciones muy intensas y vibrantes sin estar pegado al otro o los otros como una lapa tóxica y demandante*. Una relación se enriquece cuando los dos tienen cosas distintas que aportar, cuando cada uno es feliz por su cuenta y se pone a tu lado para compartir esa felicida, planes, y montar bacanales. Si lo que se pone a tu lado es una especie de sanguijuela emocional, llena de carencias y radicalmente hematófaga, tarde o temprano comenzarás a sufrir y cansarte. Y lo peor, la sanguijuela también. 
Otro tema clave: no eres el terapeuta de tu pareja. Fíjate que los que nos dedicamos a esto procuramos esta atentos a la interferencia que se produce cuando atiendes gente cercana. Es difícil e incluso, se enredan los temas familiares. Pues imagínate tú, atendiendo al personaje con el que compartes la cama. Aí que si tus parejas necesitan ayuda profesional, piden a gritos de noche una hospitalización psiquiátrica, o simplemente tienen una personalidad rara, de esas que hace falta una guía de enfermedades no para comprenderlos sino para abrirles la cabeza con ella, pues ses el momento que te plantees si vale la pena buscar tus parejas en el piso de transtornos mentales del hospital de confianza. Mándalos a su terapeuta, o acepta que no eres tu el personaje para ese voltaje. Es que mira, se trata de relaciones distintas, una es la relación afectiva, y la otra una relación clínica profesional.
En ocasiones las relaciones afectivas son muy parecidas a las relaciones clínicas, pero son muy distintas. Es como la relación entre una mujer fea y un culturista travesti: pueden parecerse, pero no son lo mismo.

3. Las relaciones evolucionan, crecen; otras se deterioran y acaban en el congelador esperando una mejor oportunidad y unas pocas acaban. No todas las que acaban finalizan en una batalla campal. Algunas, simplemente toman caminos distintos porque de hecho las personas involucradas están en momentos diversos. Algunas se fortalecen y crecen con la distancia, otras se opacan y languidecen al aparecer algunos kilómetros de diferencia. 
En principio vital generalmente conveniente es intentar activamente mantener las redes de personas significativas en nuestra vida. Otro principio igualmente importante es reconocer que algunas personas, en el momento vital en que se encuentran, no te convienen para crecer. Pero sobre esto te cuento otro día.

4. el objetivo vital es ser feliz. Y ser feliz, depende de tí, de como asumas la realidad: si esperas de las cosas o de algunas personas más de lo que realmente te pueden dar, simplemente porque evaluaste mal la situación o porque acostumbras sobredemandar, pues comenzarás a sufrir.
Así de fácil. Ahora, cuando te preguntes por el pricipio básico relacionado con mo que haces o vives, pregúntate si eres feliz en eso. Piénsatelo un poco, y examina si se trata de un tema de realismo. Y claro, considera si es realista seguir adelante o cambiar de entorno y de persona.

5. Aceptación incondicional. Esta es una idea clave: nos enfrentamos a la verdad que no es viable cambiar siempre. Tenemos dos caminos: sufrir y quejarnos por lo injusta que es la vida, que es cierto, o aceptar incondicionalmente la realidad. Ya que no la puedes cambiar, disfruta l que se pueda.
Te darás cuenta que frecuentemente generalizamos y lo que consideramos trágico no es más que una sobre–evaluación de un aspecto de ma situación. Hay una frase muy usada que te lleva a esa base: «si puedes cambiarlo, porqué sufres? Y, si no puedes cambiarlo, porqué sufres?


viernes, 17 de mayo de 2013

Pasando la página

Cuando toca pasar la página...
 Imagen tomada de internet. Derechos reservados del autor
Que bueno es mandar a alguna gentecita a la p. m! 
- Comentario real de mucha gente
La vida es un camino, y una evolución. Hay cambios que nosotros propiciamos, otros que permitimos y otros sobre los que tenemos poco control. En algunas ocasiones, estos cambios son una verdadera perdida, y en otros, una sobrevaloración: una oportunidad que no fue, una apuesta que fracasó. Esta es la realidad. Raramente son una desgracia integral, y pocas veces una ganancia total. Lo real resulta una proporción de resultados positivos y resultados menos positivos.
Ellis y Beck, padres de la terapia cognitiva han recogido un aporte significativo de la filosofía griega: nuestras reacciones emocionales no son consecuencia de la realidad, sino de la interpretación que hacemos de ella. Con frecuencia, nuestra interpretación es sobredemandante, globalizante, distorsionada. Como cuando pensamos que "es terrible" determinada pérdida o que una situación específica es completamente fatal.
Si miramos nuestra propia experiencia vital, situaciones que juzgamos mal han resultado ser una oportunidad, porque nos han dejado tiempo libre para otras cosas, porque nos han reclamada reconstruirnos y seguir adelante, e incluso porque hemos logrado alejarnos de una relación tóxica o de una persona a la que realmente no podíamos ayudar y que esa persona misma no nos aportaba, no porque fuera mala integralmente, sino porque en los momentos vitales en los que nos encontramos no era factible una relación productiva.
Alguna vez incluso, esa separación era el recorrido normal de un cierto deterioro que veíamos pero que nos costaba aceptar. Todo esto no es otra cosa que la realidad. Es importante que en las pequeñas encrucijadas y decisiones difíciles -más o menos difíciles, incluso en las pequeñas elecciones cotidianas que no califican más allá de "jarticas"-. Y el enfoque realista es... puse los medios, este es el resultado, esta es la realidad, no tiene sentido sufrir por eso. Aprender, siempre. Sufrir, no tiene sentido. Pero no podemos contener el sufrimiento hasta que no asumimos que eso es lo real, con eso es con lo que hay que trabajar, y ahora toca mirar adelante. Y es que sufrir nos estorba incluso para poder aprender, que es lo único positivo -además de los buenos recuerdos- que podemos sacar del pasado: sufrir no es una estrategia. Y eso que pasó, quizá tiene componentes negativos, pero eso es lo real, y a otra cosa mariposa.
 Ellis escribió sobre una tarea clave vital: la aceptación incondicional: eso es lo que hay. Claro, pon lo medios, esfuérzate, pon de tu parte. Y si la cosa no se resuleve como quieres, momento de concentrate otra vez en ir adelante. Leonor Lega (discípula de Ellis y profesora en Saint Peter's College de quien tengo el honor de haber aprendido) suele insistir en este campo cuando se trata de las relaciones de pareja... Pero ese es otro capítulo que continúa...

domingo, 5 de mayo de 2013

Frases idiotas llenas de sabiduría (II)


"Las predicciones son difíciles, sobre todo sobre el futuro"
Yogi Berra, Jugador de Beisbol (1925-)
Si, podemos burlarnos, pero él por lo menos lo tiene claro: las predicciones son muy complicadas, y si es sobre el futuro, peor.
Pero, con frecuencia, nosotros tan inteligentes y coherentes nos pasamos horas terribles sufriendo sobre nuestro futuro. Preocupados por si lograremos aumentar nuestros ingresos, triunfar o mantener nuestro éxito, mantener nuestra relación o conseguir la persona deseada. Utilizamos la capacidad cerebral  desarrollada luego de millones de años de evolución, para armar unas telenovelas baratas que ni vendemos al canal tonto de la temporada.
Vamos por partes. Primero, sufrir y preocuparse no es una estrategia para nada. Segundo, estar sufriendo entorpece nuestra capacidad para planear y ejecutar. Y tercero, nos distraemos de lo que ya tenemos logrado en nuestra vida.
El futuro lo construímos hoy. Lo que emprendemos hoy aumenta nuestras posibilidades de lograr metas en el futuro, y las decisiones que tomemos hoy hacen más o menos riesgoso nuestro camino y el tiempo que sigue. Funciona en ambos sentidos: si haces algo productivo hoy, aumentas la probabilidad de éxito. Y en el otro sentido, si te sientas a fumar opio y lloriquear, disminuyen tus posibilidades de lograr algo interesante luego. Puestos a fumar alucinógenos y embriagarte, por lo menos hazlo con amigos: por lo menos conseguirás un descuento por grupo en la clínica para desintoxicación de tu preferencia.
Y lo único real que tenemos, es lo que hoy tenemos. Lo pasado no existe ya. Son buenos recuerdos si seleccionas recordar lo bueno, o un pozo de desgracias si te concentras en lo que no terminó como deseabas. Finalmente, el pasado es la película que nos contamos, con heroínas y villanos. Demanda al villano pero no sufras por él. Recuerda la heroína y apóyate en esa experiencia para buscar las heroínas y los héroes del futuro: a esos los encuentras hoy sin la "pinta" de superhéroe que luego tendrán, pero es hoy donde los encuentras. Mira bien a tu alrededor, y si ahora nos ves los candodatos, hora de dejar de lloriquear y sal a la calle a buscar candidatos.
Es mejor táctica concentrar las energías en hacer algo en vez de sentarte a predecir desgracias. Ya lo dijo Yogi: es muy difícil predecir, sobre todo el futuro. ¿Estás sufriendo por algo que te preocupa? Pues ponte ya a hacer algo HOY. Es lo que tienes.
Leonardo Amaya / racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 21 de abril de 2013

Frases idiotas llenas de sabiduría (I)

En ocasiones es importante recordar lo básico. Y para esto, nada mejor que frases producto de la mente brillante de políticos, deportistas, modelos, ingenieros nucleares, astigmáticos, es decir, de todos, porque todos de vez en cuando decimos alguna tontería.
Me parece que podemos comenzar con un individuo realmente único: nuestro querido Bush, quien clamó en favor de la paz misiles de veces.
I think war is a dangerous place. [pienso que la guerra es un lugar peligroso]
- George W. Bush, Washington, D.C. (May 7, 2003)
Pues eso. La guerra es un lugar peligroso. Vamos a recordar una pequeña lista de decisiones poco útiles que tomamos cuando nos olvidamos de esta verdad:
1. Todos cometemos errores: Así que, al empezar la guerra de "no los llamo porque no me llaman", y "no los busco porque no me comprenden", ten en cuenta que lo mismo dicen otras personas de tí.
2. Nuestros amigos, también comenten errores. Parece más cómodo estar rodeado por gente equivocada que lo quiere a uno que estar sólo y perdido mientras esperamos personas perfectas que no existen.
3. Nosotros nos cansamos de algunas personas, y ellos también. De vez en cuando, las personas necesitan descansar de otras. Tú de algunos, y otros, de tí. Darle tiempo a la gente, dejar que te extrañen, aunque sea tipo: ¿Y dónde andará ese bobo que tengo tiempo sin ver?. Controla las sobredosis de tí mismo.
4. Es mejor un mal acuerdo que una buena pelea. Puede sonar conformista, pero haz un recuento de tus últimas guerras y qué tanto te han costado, y entonces podrás darte cuenta más tranquilamente del balance.
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 14 de abril de 2013

El talento de Ratatouille

No cualquiera puede ser un gran artista, pero un gran artista puede venir de cualquier parte
-
Anton Ego (Persona de la película Ratatouille)
Pues sí, una cita de un personaje de dibujos animados. Nada distinto a cada uno de nosotros, que con no poca frecuencia nos metemos en películas bastante complicaditas e imaginarias.
Resulta que con frecuencia, sufrimos porque pensamos que no hacemos las cosas tan bien como deberíamos, cometemos más errores que los demás congéneres y eso confirma que somos incompetentes en el amor, en el trabajo, y peor aún, en el timón de nuestra propia vida.
Vamos a dos ideítas básicas:
1. Sí, a lo mejor debes mejorar. No sólo porque efectivamente los humanos somos defectuosos, sino porque de hecho, tenemos la posibilidad de ser mejores. ¿Te das cuenta lo básico del asunto? Claro, a lo mejor incluso eres terrible en un tema. Pues... busca ayuda. Consejitos, psicoterapia, etc. Pero, sufrir no es un método para nada.
2. Sí, deja de planear y sufrir y ponte a hacer algo. Vamos a repasar el "rosario de dolores": "me van a descubrir lo incompetente que soy"; "nunca podré mejorar en esto", y etc. Mira, seguro que algo se puede hacer. Ponte a hacerlo. Es muy bueno e importante planear, pero luego de organizar, alguien tiene que ponerse a hacer las cosas. Y si no eres tú, quién. Si no es ahora, cuándo. Si no es aquí, dónde.
¿Talento? tenemos todos. Quizá para algunas habilidades muy especiales no será práctico demandarse mucho, porque el camino sería muy dispendioso para competir con personas que nos llevan ventaja en tiempo y habilidades ya poseídas, pero seguro que tienes muchas habilidades que nunca te has decidido a explorar porque no eres "lo suficientemente bueno". ¿seguro? yo conozco personalmente gente bastante incompetente que logra "vivir del cuento" bastante bien. Únete al grupo, y ponte a hacer algo. Seguro que sentado llorando no desarrollarás ningún talento distinto a ser una reina del drama. Y levantándote a poner las manos a la obra al menos te ayudará a dejar de pensar en temas autodestructivos.
Leonardo Amaya - racionalemotivo.blogspot.com


miércoles, 3 de abril de 2013

Lo que te salió en la tapa.

Ser feliz es muy fácil: aceptar que lo que tienes es lo que te salió en la tapa.
- Alejandro Tobar. (conversación con el autor).
Afortunadamente, es extraño que alguien tenga todo. Si eres inteligente en temas académicos, eres una telenovela en los temas personales. Un tipo brillante, se enreda con viejas disfuncionales que lo hacen sufrir. La que es bonita, se tropieza con personajes insufribles. Y así, hasta el infinito y más allá.
Con alguna frecuencia, atendí a modelos profesionales. Y sin faltar a la confidencialidad, debo decir que fue una experiencia de aprendizaje: sufren por cosas muy parecidas a lo que hace sufrir a gente más feíta. En ocasiones, toman decisiones terribles que les complican la vida profesional y otras veces se dejan usar y minusvalorar por otras personas. Incluso, no están contentos con su cuerpo y su imagen física. Y doy fe que, con la pinta que tienen estos personajes, yo hubiese sido actor porno.
Por supuesto, hay temas que podemos mejorar. Procurar crecer profesionalmente, como personas, hacernos una lipo, ir al gimnasio, dieta, conseguir una maestría, etc, son hitos vitales que podemos perseguir. Pero, mientras lo logramos, no tiene sentido sufrir por lo que no tenemos.
Algunas cosas no las tendremos nunca, o intentarlo afectaría otras áreas de nuestro estilo de vida. Vamos a ver... si quiero bajar 15 quilos que me sobran, debo controlar las salidas a los restaurantes y dedicarle más tiempo al gimnasio, tiempo que debo sacarlo de otros temas que me gustan más, como ir a Galerías de arte y hablar m con amigos. No se puede tener todo. Es la realidad.
Pero, solemos estar más atentos a nuestros defectos y lo que no tenemos y descuidar nuestros logros y bienes actuales. Nos empuja un poco nuestro sistema límbico y otro poco nuestra cultura del reto. De allí a sufrir es un paso, también nos conduce a tomar decisiones tontas. No sirve para nada: pongamos el ejemplo de los kilitos de más. Puedes sufrir todo el día ante la mirada estupefacta de tu imponente panza. Pero no bajarás 100 gramos a no ser que te llenes de ánimo y lleves tu culo gordo a un gimnasio.  Y finalmente, es mejor que te quieras con tu barriga mientras ella te acompañe. Sufrir, no sirve para nada. Lo mismo pasa en todos los otros campos: no te has esforzado, y no te gusta tu lugar profesional actual? pues a moverte, pero siendo feliz ya.
Una de las tremendas barreras que nos pone nuestra cultura está relacionada con las sobredemandas: nos olvidamos que la vida hay que vivirla, que incluso la conversada con un grupo de alcohólicos sociales (tus amigos) es significativa; que atender a tus hobbies te saca de la carrera de las ratas mental. Pero, eso es otro tema que conversaremos luego.
racionalemotivo.blogspot.com


lunes, 25 de marzo de 2013

Apegos y odios

Los buenos amigos y la pareja pueden ser una excelente compañía, o la mejor razón para hospitalizarte en la clínica psiquiátrica de confianza
El desapego no es el rechazo con odio. Odiar ya es un apego un poco rarito y bastante tóxico. ¿Porqué? porque permaneces con el freno puesto en el pasado que no puedes cambiar, en decisiones quizá equivocadas, pero que no tienen reversa. Y finalmente, porque para salir de un "hueco" lo mejor es seguir adelante.
En ocasiones lo que nos frena es la tendencia un poco autodestructiva a la "justicia". Si, quizá es "justo" que algunos de los que te han complicado la existencia "paguen" la deuda... pero muchas veces, vamos a ser dolorosamente claros: tú fuiste el cómplice de tu sufrimiento.
Esa "justicia" finalmente no llega por tu mano, ni porque quieras. La vida misma se encarga, porque nuestras decisiones generan consecuencias. Si él o ella son un par de cabrones terribles, ya se encargarán de tener la mujer o el marido por cárcel.
Pero, no te olvides que gracias a que este mundo es injusto y no siempre los culpables son castigados, gracias a esa "injusticia", a tí mismo / misma no te ha tocado pasar por la galera, porque mira... tu y yo alguna vez hemos sido cabroncitos. ¿Te acuerdas del gordito que rechazaste en el colegio? Pues sufrió como una mesa de bar de mala muerte contigo. recuerdas esa mujer ideal que dejaste tirada porque "no era suficientemente atractiva, y lo claro me debe atraer? Pues esa vieja te odia y guarda una foto tuya a la que entierra agujas todos los días esperando lograr poderes vudú.
Así que perdona, perdónate y sigue adelante. ¡Ya te desquitarás con otro!

racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 3 de marzo de 2013

Guía de alarmas en la gente rara de la que te apegas para sufrir

No hay relaciones malas, sino personas confundidas de relación. 
Como bien sabes, aunque te cueste reconocerlo, has terminado en algunas relaciones locas porque tú apagaste las alarmas que se disparaban cada tanto, de forma clara, evidente y ruidosa. Pero, seguiste allí y llegaste a las consecuencias que conoces.
Evidentemente, para sostener cualquier relación, desde el romance más tormentoso hasta el disfuncional acuerdo con tu proveedor de telefonía, hace falta apagar algunas alarmas. Sabes que la gotera, el defecto en el techo y la fuga de aceite están allí, pero sabes que toca sostenerse con eso.
Cuando la relación no funciona... o apagaste las alarmas pero decidiste hacer como si no pasara nada, y asumiste una relación distinta a la real. Así que se trata de equivocarse: tener un excelente futbolista en el coro y un tenor espectacular en la portería.

No hay relaciones malas sino personas confundidas

Hay muchas relaciones funcionales entre personas que parecen incompatibles. ¿Cuál es el secreto? tienen claro en qué relación están. Vamos a ver. Pongámonos que eres una excelente ejecutiva, exitosa, y sales con un tipo menor que tú en edad, pero sobretodo, en edad mental. Sales con un persona que está en plena etapa hippie loca y aunque tenga ya incipientes canas, en cambio tiene acné cerebral: por dentro, no tiene más de 16 años.
Si piensas que con ese personaje vas a tener una relación seria, comprometida, donde las responsabilidades se reparten, entonces la que está de remate eres tú. Por supuesto que algunas de estas relaciones funcionan serias. Si, claro. En las películas: donde un personaje lleno de esteroidas en ropa ajustada y con capa vuela, y otro señor lanza redes de araña por todo New York.
Puede funcionar si sabes lo que tienes, un personaje para divertirte, inmaduro como papaya verde. Y funcionas con ese tipo de relación, una cosa divertida, babosa, variable y emocional. Y con uno que otro cuerno.
También puedes cargar con un personaje variable, terco, complicado. Y lo mismo: espera que sea variable, terco y complicado. Si esperas que sea el personaje de las emociones y los detalles, pues lo mismo. Te empeliculaste mal. Error de casting: o cambias el protagonista, o cambias la película.

Vamos a ver algunas alarmas que es bueno revisar, para que sepas con quién andas y actúes en consecuencia:

1. Personaje o personaja variable, soñador ilusorio, que suelta ideas de dudosa realización. 
Mira, creer, creer, ni en el Credo. Hechos. Si te comes los cuentos de las personas que te prometen amor eterno, comenzaste a poner medios para pasarla mal muy pronto. Por supuesto que es muy bonito soñar, y armar castillos en el aire, siempre y cuando el castillo de ilusiones no lo pages con tiempo real ni dinero en efectivo.
Cuando alguien comienza a prometer, y el otro comienza a creer... el que cree comienza a pagar, con su tiempo, con su empeño, con sus ilusiones, etc. Las cosas reales, que se pueden tocar, suelen ser bastante más divertidas y no requieren empeñar el alma al futuro. Piensa en lo que tienes hoy. Claro, que te pinten pajaritos en el aire, sin que te olvides que están pintados allí.
Es mejor un cosa pequeña hoy que doscientos sueños y alegrías en el futuro.

2. Individuo o individua que se ha portado a lo cerdo con la anterior relación. 
Vamos a ver. Todos nosotros, seres humanos de carne y carne, solemos ser más o menos contínuos en nuestras formas de comportarnos. Si alguien te ha señalado cómo se ha portado con otros, no te olvides que más tarde o más temprano tu serás otro "otro". No se trata de no meterse con estas personas, sino de saber con quién te estás metiendo. No hace falta recriminarlo ni quejarse, porque... no va a cambiar. Sino en saber que, cuando las cosas terminen, tú pasarás a ser otra "historia dura". Así que prepárate. A defenderte y a poner los medios de control por adelantado, mientras te diviertes. Ya lo sabes, mientras llega la persona correcta, diviértete con la equivocada.

3. Protagonista de novela que se siente siempre en persecución por sus anteriores parejas. 
Una de las tareas más complicadas de la evolución humana es lograr que reconozcamos de verdad nuestra responsabilidad en nuestras metidas de pata. Todos cometemos errores, lo sabemos y lo decimos. Pero, cuando toca reconocer "este error", no el teórico posible sino este, allí se acaba la responsabilidad.
Por supuesto que hay personas con una historia de relaciones terribles. Pero, en general, la división de la guerra suele ser al menos, 60% / 40%. Una relación, usualmente, la arman dos. Muy raramente hay un sólo culpable predominante. Y lo más realista, son los co-responsables. Cada uno puso su granito de arena. O su montoncito de m...., para ser más claros.
Así que, la "víctima" será víctima casi siempre. Tú serás el cabrón o la cabrona, la causa el mal, el personaje conflictivo. Claaaaro que te puedes divertir con este personaje, pero acostúmbrate a ser el malo de la película y prepárate para la lloradera. ¡¡¡Ah!!! Atención, la lloradera es un modo disfuncional de negociar. Mejor dicho, una estrategia para lograr metas. Manipular, para ser más claros.

4. El carajo o la caraja que siempre te saca plata.
Esta sí se resuelve fácil. El que paga, manda. Exige. Que haga cosas, puesto que estás patrocinando la fiesta.

5. El demonio/a de tasmania que hace shows de gritos e histerias.
Vamos a ser muuuuuy claros. No va a cambiar este personaje / personaja. Siempre será el show, la víctima, el drama. Aprende a desarrollar estratégias para asistir al evento de lágrimas como lo que es: un espectáculo barato. Tendrás la oportunidad de manejar distintas tácticas, así que prepárate para ser creativo.

6. Historia de cuernos.
Otra fácil: Si los ha puesto antes, ¿porqué no a tí? Entonces, confianza en estos casos, significa vigilancia armada, no para pillarte si lo hace, sino para saber con quién.

7. Sujeto/a con plan de millas en la clínica psiquiátrica más cercana.
Vamos a ver. ¿de verdad es realista que va a cambiar? Por supuesto que podemos ser felices con un personaje o una sujeta con transtornos de la personalidad. Incluso severos. La razón es siemple: porque ser felices depende de nosotros y el realismo con el que enfrentemos las situaciones.
Entonces, las condiciones para ser feliz con el personaje que tienes en la casa, sin camisa de fuerza pero pidiéndola a gritos: a) Eso es lo que hay. El personaje es así. No te engañaron, así era desde el día que lo conociste. b) No va a cambiar. O cambiará muy poco y con mucho esfuerzo. Si te empeñas en cambiarlo será una tarea larga, dispendiosa, exigente y frustrante. Mejor, dedícate a otra cosa. c) El paquete de promoción viene con todo. Como ocurre con todos los seres humanos, personas como tú y como yo, venimos en "combo": con cosas bacanas y con aspectos inmamables. Y no se puede separar.

8. Personaje descuidado con todo.
Vamos a ver. Hoy te quejas porque el personaje es desordenado, no ayuda en la limpieza y el orden básico de la casa, no es capaz de poner un vaso en su sitio, etc. Aquí toca entrar a la tarea de hacer acuerdos (camino complejo y difícil, pero muy conveniente para no matarse con quien se convive). Peeeero, no nos pongamos en plan sorprendido. ¿Te acuerdas como era el apartamento de soltero? Así que no te lo cambiaron. Tú aceptaste las cosas así y ahora no vengas con que sorprendida / sorprendido.  Quizá pudiste comenzar antes con los acuerdos, pero nunca es tarde. Lo que sí... déjate de dramas que no te los crees tú y no sirven para nada. Esa mofeta sucia ya estaba así cuando lo recogiste. No lo cubre la garantía.

9. Personaje misterioso.
Ups... Esto es muy masculino, aunque claro que las mujeres, con eso de la igualdad, se están empeñando. Aunque el misterio femenino son más tareas para que los hombres mejoren en capacidad de atención emocional. Pero no nos salgamos del tema, personaje misterioso.
La idea clave: la mejor confianza es la confianza vigilada. Si piensas que te esconden un misterio, ten seguro que hay otros cinco misterios más por allí agazapados. Así que, con la mejor sonrisa y sin advertir jamás de nada, oído atento y claves localizadas.

10. Personaja conflictiva.
Lo que te decía, la versión femenina del misterio es un complejo sistema de datos incompletos y peticiones a sotto voce. Mira, si quieres saber qué es mejor regalarle, atento a lo que se dice "de pasada". Si te dice "no pasa nada" ya sabes, tormenta segura. Si escuchas: "no importa que me acompañes", coge tu abrigo y súbete inmediatamente al plan.
Y no me digas que no sabías que las cosas eran así.

Como te darás cuenta, hay una salida bastante fácil: adaptarse a la REALIDAD. porque...

Cambiar es difícil, requiere mucha psicoterapia, y puestos a invertir, invierte en tí y cambia tú. 

¿¿Y que hacer con las alarmas?? ya te contaré la semana entrante.

Un último consejito de peluquería por hoy, te recuerdo:

Diviértete con la persona equivocada mientras encuentras la correcta, pero para eso, ten claro en que moto andas. 

Leonardo Amaya (c) 2012 - Racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 11 de febrero de 2013

La encuesta del apego para el día del blower

La encuesta del loco apego
Vamos a aprovechar el tiempo de peluquería llenado una pequeña encuesta de la adicción emocional. ya sabes, se trata de responder 1 si nunca ocurre, 5 si es una manía continua y entre el 2 y el 4 dependiendo de que tanto te acercas a los extremos. 
Recuerda que este es un inventario para reírte un poco de tu drama: una prueba específica puede ser útil, y acudir a ayuda profesional importante si estás sufriendo mucho en tu relación. 

1. Domingo en la mañana y... Desde que te levantas, estás a la espera de la llamada del personaje para organizar tu vida de acuerdo a lo que se le de la gana a el / ella.
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
2. Domingo por la mañana, tienes programado verte con amigos, irte al gimnasio, hacer compras, visitar a tu mamá en el hospital... Te llama el personaje y toda la agenda queda libre en menos de un parpadeo
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
3. Dia normal de trabajo, con juntas y reuniones importantes. No puedes atender al gerente de Pacific Rubiales porque no tienes un minuto. Llama el personaje / la personaja para almorzar, y entonces se abre cupo en la agenda, aparece tiempo para almorzar y hasta pagas tu...
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
4. Día de pereza, afortunadamente tienes la mañana libre. El personaje llama, y el plan es jarto, cansón, terrible y  mugriento. Además, te importa un pepino el plan. Le propones plan alterno, y él / ella dice: no te preocupes, quédate. Y entonces, te animas, te bañas, te vistes y te largas a un plan terrible que odias.
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
5. Te has jurado que es la últimas vez que le perdonas .................. (llena la línea) pero, antes que pase el día, acabas otra vez saltándote la decisión porque te pide el "favor".
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
6. Un día cualquiera el personaje o personaja te dice: "es que fulano / fulana realmente no me cae bien". Esa persona cae en el ostracismo más impactante inmediatamente
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
7. Llamas por teléfono y no responde. Entonces, comienzas a ponerte histérico / histérica y te cae la tentación de volver a llamar hasta perder el conocimiento.
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
8. Te dice una pequeña cosa que por lo menos es molesta. Decides no ponerle atención al tema, pero te viene a la cabeza una y otra vez, hasta que explotas en una erupción magmática de ira.
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
9. Aunque sabes que el personaje / la personaja es super impuntual y no cumple ni años, aplazas planes seguros porque "dijo que viene a las 8"
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre
10. Has estado respondiendo esta encuesta y has pasado por varias etapas que incluyen rabia por ser tan pendejo / pendeja de estar apegado a ese personaje / personaja.
Nunca 1 - 2 - 3 - 4 - 5 Siempre

Veamos las respuestas: 
Suma todos los puntos que has marcado y entonces:
De 10 a 25
Bueno... el problema es que pareces que te has pasado de rosca. A lo mejor te importa más el estado del tiempo en Mozambique que la persona con la que sales. Ponerle un poco de atención tampoco le hará daño.
De 26 a 35
Algunas veces te "entelenovelas". Se mantiene dentro de lo  normal de una relación entre personas promedio.
De 36 a 40
Vamos a ver. Parece que la cosa no va tan bien. Prueba con salir con más personas. No descuides a tus amigos. Ten alguna afición. Deja de ser adicto / pegajosa y verás que se puede ser más feliz.
De 41 a 45
Vas en camino firme a protagonizar un show de histeria y gritos delante de un Carulla. Ya no se trata de cuidar a tus amigos sino de cuidarte a tí mismo / misma. Seamos claros: si la adicción no fuera a esa persona sino a la marihuana, estarías viviendo bajo un puente.
De 46 a 50
Tu vida es una telenovela de un paroxismo loco. Te garantizo que hay un mundo mejor del que estás viviendo. La Sertralina y el Alprazolam deben ser para tí como la leche materna. Va llegando el momento de quererte un poquito al menos.

Seguiremos!

Racionalemotivo.blogspot.com

domingo, 27 de enero de 2013

Adicciones Afectivas 3: Regalarse en promoción y otras tonterías

No hace falta que las personas nos devalúen y maltraten: con frecuencia nos encargamos de eso nosotros solitos. 
Apegarnos a la gente de forma tóxica es cotidiano y persistente. La cultura, sobretodo la sub-cultura de las telenovelas baratas y las frases de cajón, fomentan una serie de ideas bastante tóxicas que refuerzan nuestras propias "leyes generales". Así nos empujan a tonos de relaciones inconvenientes.
Ese conjunto de frasecitas se nos escapan de vez en cuando, pero tendemos a ocultarnos a nosotros mismos las ideas locas que ellas representan. Te cuento algunas, que seguramente reconocerás con un poco de vergüenza para luego intentar convencerte "que bueno, pero no lo pienso tan así, yo creo realmente que..." y te engañas. O al menos, lo intentas.
Son frases del tipo romántico empalagoso del tipo: "el amor es entrega al otro"; "tienes que vivir esa seguridad de tener unos brazos en los cuales dejarte caer"; finalmente, ese alguien por el que tu vida tiene sentido aparece a la vuelta de la esquina".
Son los ideales románticos. Lindos. Brillantes. Emocionantes. Y sobredemandantes: porque se pasan de rosca. Como suele pasar en muchos campos vitales, los defectos son una exageración de los buenos rasgos. Una amistad buena y sólida se manifiesta en que te preocupes por esos cabroncetes que nos rodean y son el paño de lágrimas, el cómplice y la mala influencia que deseamos en un día de vagancia. Pero, si a ese amigo siempre le preguntas hasta el agotamiento como está, te metes en su vida de una forma que recuerda a una violación en callejón oscuro,  te "preocupas" tanto por sus decisiones equivocadas que prácticamente lo quieres obligar a que haga lo que a tí se te da la gana... pues eso: te estás pasando de rosca. Todos tenemos derecho a tomar malas decisiones de vez en cuando para luego aprender de ellas. Y en general, nos revienta que las personas les de por intentar adoptarnos.
Como son frases que en ocasiones te pueden hacer dudar, te recuerdo porqué no parece que sea muy sano ese amor entregado, excesivo, inundante, expansivo, agobiante, agotador, asfixiante: porque se parece mucho a una adicción. Ayuda recordar porqué no nos sirve estar apegados:
Te haces la vida imposible, y se la haces imposible a otros...
Recuérdalo: además de tú sufrir porque la otra persona "no hace lo suficiente", "no me trata como es debido", "no está comprometida en la relación como yo", etc., comienzas a supervisar, exigir, demandar, patalear, lloriquear porque esa persona tiene una vida en la que hay más protagonistas. Y te haces inmamable porque exiges, reclamas, vigilas, apuntas, lloras. Cada momento contigo es un ajuste de cuentas por aquellas cosas que la persona no ha hecho. Sufres, y haces sufrir. Y te conviertes en un acosador romántico o una neurótica sufriente.
Siempre te quedas con la sensación que no es suficiente. 
En los momentos en que no estás en medio de un drama apocalíptico, estás en un entorno de tragedia contenida. Es decir, no hay volcanes rugientes llenos de lava, pero sí en un entorno de sequía y calor mientras te rodean chacales al acecho. Hay una sensación de zozobra contínua que es, cuando menos, agotadora.
Compras afecto, te devalúas y estás siempre "de promoción". 
Aquí viene el inicio de un camino de tonterías, donde tú estás siempre de promoción, siempre disponible, siempre con disposición de apoyar, dar dinero, aguantar, cambiar planes y... esperar de la demás gente, demandar afecto, quejarte, sentirte mal, y hasta el infinito y más allá.
Tu círculo de apoyo se hace pequeño.
Esta es una trampa tremenda. Como sueles depender de una sola persona o unos pocos, entonces vas descuidando el contacto con otras personas, que se van olvidando de tí y armando su vida sin contar contigo. Total, nunca vas a nada ni se te ocurre llamar porque estás en medio de tu adicción... Así, te encierras en la locura y tiras la llave. Y entonces...
Te vas quedando atrapado en el hueco.
Porque por estar en tu adicción, no tratas a más personas. Entonces, hay menos personas y sólo tienes a la causa loca de tus malestares, demandas más afecto por el abandono en que te encuentras, y te haces insoportable, y así, hasta el delirio absoluto.
Pues eso. Piénsate si, de verdad, no es sano ponerle un poco de límite a los "romances de telenovela". Lindos, pero... de la televisión. No son ciertos, ¿sabes? Supermán tampoco vuela: es un actor con ropa muy ajustada y una impráctica capa roja. Pues eso: funciona en las novelas. Pero no en la vida real.
racionalemotivo.blogspot.com

sábado, 19 de enero de 2013

Adicciones afectivas 2: las palabritas de mentiritas


“Words are, of course, the most powerful drug used by mankind.”
― Rudyard Kipling

¡Que fuerte la frase! Las palabras son la más poderosa droga usada por la humanidad. Y es cierto. Por castillitos de palabras hay homicidios pasionales, guerras terribles y... también batallitas cotidianas que nos hacen la vida imposible.
Las palabras construyen realidades. Y esas realidades son muy sólidas cuando aceptamos esas palabras, tanto si nos las decimos nosotros mismos ("soy un fracaso"; "nunca conseguiré ser feliz") como cuando nos las dicen los otros ("Bueno, realmente eres un fracaso"; "eres fea"). La ventaja, es que también opera cuando nos decimos cosas buenas. Pero... ¡Ah desgracia! preferimos decirnos cosas más o menos autodestructivas. Estamos todo el día concentrados en hacernos la vida imposible.
Por el lado de nuestras adicciones y apegos, nos podemos decir bastantes venenitos verbales. En otras ocasiones, podemos tomarnos el venenito que nos da otro. Un de los temas depende del hecho que la realidad construída por las palabras es muy distinta de la realidad de un ladrillo con el que puedes construir una casa.

Una norma básica: cuidado con las palabras. Son como un hongo alucinógeno. Que alguien te diga "eres importante para mí" es sólo eso. Una frase. Es una realidad mental, que no se corresponde directamente con una realidad como una piedra. Si te confundes, te metes en un problema.

Te pongo un ejemplito:
Un mensaje de empresa dice: "Tu opinión es muy importante para nosotros". Ok. Esa es la realidad en la mente. Pero, qué significa específicamente esa frase, lo notarás en la oficina de servicio al cliente. Si te confundes y crees la frase tal cual como te la dicen... mala cosa. Te llevarás una sorpresa.
Es parecido a cuando alguien te dice: "eres el amor de mi vida". No significa necesariamente que morirá por tu ausencia. Significa más o menos: "te quiero decir algo lindo". Pero, si miras con más detenimiento, descubrirás que esa persona ha tenido muuuuchos amores de su vida. Significa que para él, hay varios amores de su vida. Si tú te oyes la historia y la entiendes como "eres mi único amor" pues prepárate a sorprenderte.
Que seas importate se nota en los hechos. Claro, no se trata que apartarte odiando a ese individuo. Se trata de tener claro que los hechos son los que hablan. Ten cuidado con lo que le dedicas a esa persona, cuida a la gente que te demuestra con hechos que te valora.
Sorprendentemente, nos dedicamos a perder el tiempo y descuidamos a esos amigos que siempre están allí y que con muchos gestos nos han demostrado su aprecio. Y no te lo dicen: hacen cosas. Ponte a revisar la lista:
  • Ese amigo que siempre está cuando necesitas un hombro para llorar o un apoyo para hacer un disparo a la cabeza de alguien. 
  • Aquel que le da por recogerte en el aeropuerto, cosa que uno no hace casi ni con el papá. 
  • Este que cuando ha hecho falta, ha sido portero, latonero, pintor, electricista...
Es decir, se trata de contrastar. Mira que se aplica a otros campos de la vida: si te has fumado una hectárea de cannabis, posiblemente escuches cosas muy curiosas que proceden de las paredes. Pues eso: toca contrastarlas y no asumir que son ciertas al modo de un ladrillo.
Si alguien te dice: "eres la razón de mi vida"... gózatela como una película. Pero, atente a los hechos para tomar decisiones. Mira la propia historia: cuando alguien objetivamente ha metido las patas, luego va y te "explica". Y si tú te comes el cuento, estarás drogada en la esquina.
Claro que el amor es un tipo de adicción. Claro que sí. Pasa igual que si te pillan fumando marihuana en el parque del Virrey. Mejor que todos estén en el mismo grado de "viaje" porque si no, sólo tú viajarás a la estación de policía más cercana. Pues lo mismo con el amor: procura poner los medios para que los dos estén en el mismo grado de intoxicación verbal. Eso es lo que te "engancha": las palabras que oyes, las palabras que te dices.

También ten cuidado con lo que dices: a lo mejor, alguien te cree. Tener cuidado no significa que no lo hagas, sino que calcules sus consecuencias. Incluso que las planifiques.

racionalemotivo.blogspot.com

viernes, 11 de enero de 2013

Adicciones afectivas 1

#Desapego
La peor adicción es el apego insano a las personas: al menos la marihuana no te desprecia ni te maltrata.
Una de las causas más frecuente del sufrimiento y una verdadera dinamita para la capacidad de disfrutar el contacto con las personas es el apego. Vamos a aclararlo: cuando buscamos la felicidad en otro, estamos dejando a la deriva el timón de nuestra vida. Evidentemente, la compañía de la pareja y de buenos amigos es una de las fuentes básicas de alegría y en el peor de los casos, nos ayuda a no aburrirnos.
Pero, cuando dejamos en manos de otro nuestra felicidad, generamos un desbalance de poder inconveniente. Comenzamos a mendigar atención, afecto, y comenzamos a sufrir porque la gente no nos dá tanto como nosotros le hemos dado.
Mira que hay dos trampas tremendas: negociamos el afecto de otros, y les damos cosas. Comenzamos a devaluarnos. La ecuación es muy fácil.

En la vida sana: 
Camilo = Margarita. Digamos, que cada uno vale como 2 millones, para poner un precio.

Pero, resulta que Margarita comienza a meter las patas, y a buscar que la quieran más. Entonces, comienza a dar de su tiempo, a prestar su carro, a estar disponible 100%, a pagar cosas que no debería pagar.

Y entonces en el mundo del sufrimiento,
Camilo = Margarita + $$ + Carro + Esclava de fin de semana. Entonces, Camilo vale los dos millones de botones, pero Margarita vale algo así como 10.000 si acaso.

Margarita entonces está super devaluada. Y cuando quiere que la quieran... problemas, porque es que Camilo quiere es $$ + Carro + Esclava de fin de semana. Si consigue otra que le dé eso, listo. Porque Margarita puedes cambiarla por Camila, Andrea, Juana, Felipa.

Esa devaluación la generó Margarita. Que le vamos a hacer. Ella se puso en "promoción de fin de año" como en esas ofertas en que te venden una licuadora y te incluyen por el mismo precio una cafetera y un cepillo eléctrico. Quiere decir que la licuadora no vale casi nada.

Te adelanto unas señales de alarma:

  • Te piden favores y tú respondes siempre que sí. Eres la disponibilidad misma. 
  • Tu agenda está siempre abierta para esa persona.
  • Esa persona cambia tus planes con una simple llamada telefónica.
  • Te pide dinero y tu, inmediatamente, abres la billetera. 
  • Tu siempre pagas...

Del otro lado,

  • Pides un favor y la otra persona se le olvida hasta el tema.
  • La agenda del otro personaje es más complicada que la del plomero del Titanic. No hay como organizar ni la tomada de un tinto.
  • El otro personaje sólo te atiende cuando no tiene absolutamente nada más que hacer. 
  • Tu no recibes ni un confite de regalo. Cualquier reunión, cita o lo que sea, entra a tu centro de costos.
  • El o ella jamás tienen ni un peso para nada. 


Parece muy materialista la lista, ¿no? Pero es suuuuuper frecuente este grupo de señales de peligro. Es una excelente señal de alarma.

Te adelanto que el desapego podemos definirlo como la determinación de ser libre. No significa que no ames, implica que ames sin devaluarte y sin depender. Pero seguiremos con el tema!

To be continued!

racionalemotivo.blogspot.com / Leonardo Amaya 2013


jueves, 10 de enero de 2013

Relaciones Miserables: con la ira de todos los diablos

#RelacionesToxicas
Cualquiera puede estallar de ira. Es fácil. Pero, estar furioso con la persona correcta, con la intensidad correcta, en el momento correcto y por la razón correcta no está en las manos de todos ni resulta fácil. 
- Aristóteles.
Mira que la cita es vieja. Seguimos siendo muy parecidos a pesar de los avances de la civilización, tales como los increíblemente instructivos reality y el uso de los pantalones descaderados. Mira tu: la civilización avanza, y seguimos sin ser prácticos a la hora de volvernos unos iracundos fosos de lava. Vamos a seguir el consejo de Aristóteles para tener "iras contenidas".
Primero, bájale el volumen. Estar un poco molestos en algunas situaciones es una reacción normal y sana. No es muy humano ser un individuo que no reacciona ante la corrupción, ante la injusticia y ante un senador cualquiera. Ser un "palo" no es nada humano.
Pero, entre la molestia que nos permite reaccionar de forma productiva y emprender tareas para resolver o manejar la situación injusta y la explosión de ira, hay un cambio importante: acuérdate de tu último ataque de ira. Eso pasa: no hacemos nada más que estallar, buscarnos una úlcera y... nada más. Tomamos decisiones bastante tontas cuando dejamos que explote toda nuestra indignación. Finalmente, es muy parecido a una cuestión de volumen: bajarle de Ira en 10 grado a Molestia en 2 - 3 grado.
Estar furioso con la persona correcta
Cuesta un poco de trabajo... sobretodo cuando la persona equivocada eres también tú. Y el "también" se debe a que en una relación los responsables son dos. Incluso cuando el cabrón en es el otro o la otra... activamente habíamos ignorado señales, elegimos mal al personaje, le pasamos muchas antes. Por supuesto que no se trata de sentirnos mal sino de aprender: si no reconocemos que nos equivocamos, difícilmente aprenderemos. Porque si somos perfectos ¿que vamos a cambiar?
Con la intensidad correcta
Evidentemente hay situaciones que son molestas. Incluso muy molestas. En esas ocasiones, es normal que nos ofendamos, que nos molesten algunas cosas. Incluso muchas. Pero, dejar que el mundo se nos convierta en un drama, es consecuencia de asumir que el mundo "debe" ser distinto. Y resulta que no, que el mundo es así y que algunas personas algunas veces actúan del modo que a tí no te gusta. Peeeero, en ocasiones, también nosotros somos mierditas con alguien, porque siemplemente hacemos las cosas como nosotros queremos y no para servir a los demás.
En el momento correcto
Éste es un punto absolutamente práctico. Si te vas a arriesgar a que te de una taquiarritmia por la ira, incluso que abones en la cuenta de una úlcera, que por lo menos sirva para algo. Hay momentos que son realmente inútiles para manifestar la molestia. Traga, cuenta hasta diez, y espera al momento ideal, al golpe de efecto.
Por la razón correcta
Ups. Esta sí que es complicada y requiere mucha cabeza fría. Pensarse bien la razón. Y que la razón sea válida. Finalmente, todos, también nosotros, debemos orientar nuestros actos de un modo defensivo, del modo que nos convenga. Así que esperar que los demás actúan como si tú fueses el centro del universo es poco realista, injusto con las demás personas y... peligroso. Mira que con frecuencia nos damos cuenta que hay personas que nos "ayudan demasiado". Pon atención: gente tan generosa hay muy, muy poquita (yo conozco sólo cuatro...) y no siempre es muy sano algo así. Así que, ten claro porqué te pones furioso/a: si se rompió un acuerdo, si una persona fue desleal ante un tema que habías dejado claro, etc. Y aprende... para que no se repita: tropezar en una piedra es normal. Enamorarse de la piedra es otro tema...
racionalemotivo.blogspot.com / Leonardo Amaya

Más allá del terrible 20% (1)

Hay un mundo maravilloso donde no te encuentras con personas difíciles. Maravilloso porque no es real. #elterrible20x100 Las relaciones...