martes, 27 de septiembre de 2011

El Auto-sabotaje contra-ataca

The greatest barrier to success is the fear of failure 
Sven Goran Eriksson
Este Eriksson es un notable entrenador de fútbol de origen sueco, conocido como Sven por sus amigos o como Motherf*cker Norwo' por algunos opositores del Leicester Football Club. Pero, más allá de las disputas deportivas, la frase no tiene pérdida. El miedo no es una estrategia. En cambio, es una gran barrera. No se trata de ser temerario, pero atemorizarnos porque podemos fracasar en algo no tiene mucho sentido. La razón es evidente: por más miedo que tengamos, igualmente fracasaremos en algunas ocasiones. Es la ley de la vida. Vamos a ver algunos ejemplitos de la vida diaria:
1. Vas a una fiesta, y no le hablas a la persona con la que más te gustaría hablar de todo el lugar. Hay muchas razones falsas: "como es atractivo/a, seguro que no le intereso. En el fondo, le temes a que te desprecie. Es una posibilidad. Pero puestos a que alguien te diga que no, que va a ocurrir, mejor que te lo diga alguien en quien estás interesado que cualquier monstruo de la laguna negra loser del día.
2. No emprendes un cambio profesional porque puedes fracasar. Listo, genial. Y te quedas en ese terror de organización donde te chuparán la sangre y finalmente te pueden sacar como un perro cualquier día.
3. No llamas a un cliente / amante / enemigo. porque "a lo mejor no le interesa". Listo, igual a lo mejor le interesa. Y nadie se ha muerto porque otro le diga que no le interesa algo.
En el fondo la gran barrera es que nos armamos una telenovela completamente loca sobre el fracaso. Pensamos que es lo peor que nos puede pasar: y no, seguro que hay matrimonios peores que el fracaso. Pensamos que un fracaso es una señal de que somos unos incompetentes: valoramos toda nuestra vida entera, cada uno de sus minutos y cada uno de sus campos por uno solo. Se trata de una globalización sin fundamento. A lo mejor somos terribles como vendedores de este proyecto, pero eso no nos hace ser malos vendedores en todo, y mucho menos nos convierte en completos fracasos.
Y luego... se nos olvida que el fracaso es simplemente una evaluación del resultado de un proceso para el que nos habíamos establecido unas expectativas excesivas... y quizá irreales. Raramente un fracaso es total. ¡En el peor de los casos aprendes para la próxima! racionalemotivo.blogspot.com

lunes, 26 de septiembre de 2011

Automaltrato y autosabotaje

No se puede querer a alguien que se odia a sí mismo
OSHO
¡Mira tu! En consulta, muy frecuentemente te encuentras esa evidencia. Y de aquí, salen un saco de locuras que nos conducen a sufrir de una forma despiadada y tomar decisiones propias de un masoquista. Evidentemente, muchas veces asumimos que no, que claro que nos queremos, pero que somos "realistas". Veamos algunos de esos realismos:
1. La verdad es que me gusta mi cuerpo, pero claro que no es el mejor. ¡Ciertamente! Pero el hecho de no tener el mejor hoy, no quiere decir que esperes a tener el cuerpazo para querelo. A lo mejor te conviene un poco o un mucho de gimnasio, o cerrar esa boquita por la que te aturugas toneladas de comida basura. Ok, de acuerdo. Pero, nadie dice que debas odiarte. Consejito de peluquería: mira la cantidad de gente horrible y feliz que hay en la calle. No hace falta ser modelo para ser feliz. Y de hecho, en consulta he tenido varios modelos/as que no estaban felices con ellos mismos. A alguno le recordaba que yo, con su pinta, sería actor porno.
2. Muy raramente uno es horroroso 100%. Mírate al espejo y deja de concentrarte en ese lunar, en ese grano, en la oreja, etc: mira lo que tienes bacano, aquello tuyo que te gusta. Ve recorriendo el cuerpo palmo a palmo y lo verás.
3. Siempre hay alguien a quien le gustes como estés. Y no necesariamente será el monstruo de Loch Ness. ¿Has visto parejas sorprendentes en la calle? De esas que te hacen preguntarte ¿cómo se consiguió esa vieja, si no tiene ni plata (ella lo mantiene) y ella misma ha dicho que en la cama se mueve más un bacalao muerto?
4. Todos vivimos del cuento. El cuerpo muy frecuentemente es un sólo aspecto de nuestro atractivo. Y ventaja para los hombres: a las mujeres les gusta bastante los temas inmateriales (confianza, valores...). Y eso es fácil de inventar.
5. Arregladita te ves mejor. Hay una rara y disfuncional relación entre no quererse y no cuidarse. Una señal fácil para descubrir que alguien no se quiere es cómo se viste (truco de psicología barata tomo I). Lógico no es una regla aplicable al 100% de los casos, pero sigue siendo bastante frecuente. Y arregladita es vestirse de acuerdo al cuerpo y la edad que cada uno tiene. Pídele ayuda a otra gente, porque es muy difícil darnos cuenta que al estamos embarrando en este tema.
Seguiremos en este tema! - racionalemotivo.blogspot.com

martes, 20 de septiembre de 2011

Liderando estrellitas

Knowledge, especially advanced knowledge, is always specialized. By itself it produces nothing.
Peter Drucker.
El gran Drucker nos golpea con una idea de gran sencillez que... frecuentemente olvidamos. El conocimiento, especialmente el avanzado, es siempre especializado. Y remata con una consecuencia operacional lógica: por sí mismo, asilado, no produce nada. Y ahora viene una lista de sólo algunas de las consecuencias de esta realidad:
1. El trabajo en equipo es clave. En el peor de los casos, por lo menos hace falta el trabajo en grupo. En la medida en que los procesos y actividades de una organización se hacen más complejos, es necesario un grupo de talentos y habilidades muy diversos, y como aisladamente son insuficientes, hay que hacerlos andar al compás. Esa es la tarea del líder.
2. No sufras porque alguno es muy bueno en un tema. Si de verdad es bueno, entonces necesita ayuda en otros campos. No somos perfectos y todos tenemos que hacer aportes.
3. El talento técnico suele adolecer de carencias en emociones y comunicación. Y al contrario. Mira cuál es el tuyo, y adelante.
4. Detectar el talento y las habilidades de cada miembro de un equipo es clave en un directivo. No se espera que él sepa hacerlo todo, pero sí que evite tener los buenos cantantes en el equipo de fútbol y excelentes deportistas en el coro.
5. Para poder liderar equipos, tienes que estar ocupado en dejar brillar a cada cual en el campo en que es más capaz. Si te preocupas por brillar, te olvidaste cuál es tu tarea... y tu competencia clave.
racionalemotivo.blogspot.com

viernes, 16 de septiembre de 2011

Amores tóxicos

En los tiempos del fascismo yo no sabía que estaba viviendo en los tiempos del fascismo. 
Hans Magnus Enzensberger.
La frase de este escritor alemán introduce uno de los temas claves en la resolución de la culpa. Con frecuencia, nos atormentamos y culpamos por situaciones de nuestro pasado que pudimos haber manejado mejor. No es extraño que saquemos del baúl de los recuerdos tóxicos historias de relaciones con personas, grupos, tríos, etc., a partir de las cuales nos castigamos por haber metido la pata, haber mantenido una situación de devaluación personal e incluso decirnos que... botamos muchos años de nuestra vida.
Vamos por partes, como bien decía Jack el Destripador.
1. Las evaluaciones del pasado las solemos hacer con nuestra experiencia y fortaleza actual. Resulta que hace 5, 10, 15 años no eramos los mismos. Quizá eramos más ingenuos, un poco soñadores o incluso nuestra experiencia vital nos permitía soñar con cambiar el mundo, unirnos a batallas por la libertad, el amor y más.
2. Muy raramente sufrimos el 100% del tiempo. Incluso mientras se hundía el Titanic te podías tomar un whisky y escuchar con embeleso la orquesta principal del barco. Incluso tendrías un minuto para mirar el esplendor apabullante del Mar del Norte. Así que en la mayor parte de las relaciones habrás tenido un buen rato, buen sexo o por lo menos conversación. Quizá amigos comunes o ambientes que disfrutaste.
3. No puedes cambiarlo. Lo que sí puedes lograr es dejar de sufrir por eso. No fue el mejor plan, pudo se mejor, pero fue lo que fue. Si realmente te causó mucho daño, puedes hasta demandarlo. Y si no consigues dinero, al menos le darás un mal rato.
4. Chapotear en el pasado no sólo trae al presente cosas que no puedes cambiar, sino que te distrae de ocuparte por qué vas a hacer hoy, que es lo único real y lo que te permite construir el futuro.
5. ¿La idea básica? Vivir el día. Hoy. Incluso si vas a poner la demanda... llámate hoy mismo al abogado.
racionalemotivo@blogspot.com
Independencia Emocional: Leonor Lega, PhD., del Albert Ellis Institute NY en Bogotá. 28-29 de octubre de 2011. Información: info@alianzatrec.com

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cambiando las ideas locas

Las personas no se alteran simplemente. Ellas participan activamente en su perturbación
Albert Ellis 
Ellis mostraba como nosotros sufrimos no tanto por lo que nos ocurre, sino por el modo como interpretamos lo que nos ocurre. En nuestra cabeza sostenemos ideas sobre-demandantes que fácilmente resultan frustradas por la realidad y nos conducen a perturbación emocional y a tomar decisiones no proactivas.
Podemos darnos cuenta de esta realidad con nuestra propia experiencia: eventos que antes nos hacían sufrir, quizá cuando estábamos en el colegio, ahora no tienen ninguna importancia y situaciones que perturban notablemente a algunas personas para otras no tienen relevancia.
Ellis señalaba dos características básicas de esas ideas perturbadoras: su rigidez y absolutismo. "Tiene que ser así siempre y en todos los eventos": una exigencia así nos garantiza estar dándonos golpes contra el mundo todos los días.
Cambiar esas ideas locas que nos complican la existencia es una tarea clave para ser felices. Por supuesto nos podríamos adentrar en una discusión teórico-teórica de lo que es la felicidad, pero para efectos prácticos, sufrir y amargarse porque las cosas no salen como esperas no es felicidad.
El proceso para el cambio se centra en varias etapas que me acabo de inventar esta mañana:
1. identificar la disfuncionalidad de las consecuencias emocionales y conductuales de las ideas sobre-demandantes y rígidas. Porque... ¿para qué cambiar si todo va bien? Resulta que las ideas sobre-demandantes son irreales. En la vida real, no existe la gente como tú la querrías, los novios ideales, los jefes maravillosos. No. Existe la gente normal, que es una bella mezcla de oro y mierdita. Y cuando no aceptas que eso es lo real, sufres cuando el día a día te pone delante lo que existe. Esto es lo que hay. ¿te sirve de algo sufrir por cosas que no van a cambiar?
2. reconocer las características de las ideas locas y su relación de causa con las emocionales perturbadoras y la conducta disfuncional. Date cuenta porqué tienes ese ataque de ira pre-infarto: "es que él no está plenamente comprometido en esta relación". Si, ok. Decíme si de verdad esperas que él se inmole en el altar del amor puro. Tú lo conoces hace tiempo: ¿de verdad es posible en él eso que exiges? ¿tú lo haces? ¿de verdad? Entonces vas en camino de pasarte una semana en una clínica de reposo. Cómprate un tiempo compartido en la clínica psiquiátrica de tu elección.
3. aprender a identificarlas en la vida cotidiana (como ideas y juicios emergentes). Fácil reconocerlas: son rígidas: están llenas de "debería ser así", "esto no es justo", "el / ella / yo somos malos"
4. entrenarse en debatirlas: detectar la irracionalidad de la demanda, y cambiarlas por ideas realistas. Es relativamente fácil. Cambia los "debería" por "me gustaría". "preferiría que fuera así", pero si no es así, lo puedo soportar y no es una desgracia. Preferiría de otra forma, pero esto es lo que hay. No significa ser pasivo y dejar que las cosas que no prefieres pasen, pero mientras las enfrentas, no sufras. Incluso, es más eficaz.
racionalemotivo.blogspot.com

jueves, 8 de septiembre de 2011

L'uomo è infelice perchè incontentabile. [El hombre es infeliz porque nada le satisface] Giacomo Leopardi
Leopardi fue un notable poeta y filósofo italiano. Y en la frase del inicio, coloca un dedo en la llaga que nos causa más sufrimiento: nuestros modelos sobre-demandantes. La vida es como es. Y en ella, tal como se dan las cosas, puedes ser feliz.
Cuando colocamos estándares ideales, que sólo existen en nuestra cabeza, comenzamos a sufrir e incluso a hacer una que otra tontería. La pendiente comienza con el mundo loco de los "debería ser" y de "lo justo". "Él debería ser así" es un ideal. Como viajar a la velocidad luz, que se acabe la delincuencia en el mundo y ganar dinero sin trabajar. Un mundo genial, pero inexistente. Los "lojustoes" resulta bastante más complejo, porque la traducción operativa de "lo justo es" suele ser "lo que a mí se me dé la gana". Y mientras estamos pensando en el mundo ideal que no existe, sufrimos de una manera loca en vez de sacarle jugo a la realidad. Pues eso. L'uomo e' infelice... porque nunca logra alcanzar metas si asume como reales los ideales sobre-demandantes. racionalemotivo.blogspot.com. 

lunes, 5 de septiembre de 2011

El cambio es hoy

I never think of the future - it comes soon enough
Albert Einstein
Frecuentemente nos preocupamos por nuestro futuro y sus incertidumbres ... y no hacemos nada. De hecho, eso suele pasar. Mientras estamos sufriendo por las cosas que no hicimos antes (y que no podemos cambiar, eso ya pasó) y por la profecías de las desgracias que nos avendrán (que... tampoco podemos controlar) nos descuidamos del presente, que es lo único real, y que es cuando realmente podemos influir en el futuro.
Preocuparnos no sirve. Uno puede estar muy preocupado todo el día y... no hacer nada. Además, la tensión emocional no es buen acompañante para las decisiones y el trabajo continuado. Y resulta que los procesos personales y empresariales son una carrera de fondo. De nada sirve el pistoletazo de actividad que nos genera una preocupación explosiva, luego de charlar con un amigo, etc. Dura muy poco. Míralo en tu vida. Si esas preocupaciones no se convierten en trabajo específico ya... se quedan en el fogonazo.
El cambio es hoy. Ese es el verdadero cambio. El que es real. Lo demás, suelen ser promesas cuando no directamente mentiritas piadosas. Lo que construye es hacer las cosas hoy de tal modo que me griten claramente: "creciste, cambiaste..."
La mayor parte de las veces no reclama una conversión de vida total (alguna vez sí): los barcos cambian de rumbo con giros muy contenidos. Y no se trata de pereza naviera, sino del hecho que los grandes pesos manejan grandes inercias. Y nuestra vida también la tiene, nuestros cambios comienzan por cosas menos dramáticas. Levantarme a trabajar un poco más temprano. Acabar todos los días de revisar el el correo, si mi trabajo me demanda eso. No dejar nada en la bandeja de pendientes... y dedicarle todos los días tiempo a las cosas importantes.
Pequeños cambios, pero significativos, que puedan decir por sí mismos "ha cambiado el rumbo". - racionalemotivo.blogspot.com

viernes, 2 de septiembre de 2011

Amores autodestructivos

The first rule of holes: When you're in one, stop digging.
Molly Ivans - Columnist
¡Tremenda frase! Y muchas veces nos olvidamos de esta sencilla recomendación: la primera regla de los huecos es: cuando ya estés en uno, deja de cavar. Muchas veces, en cambio, seguimos perforando en la profundidad de la charca en que nos hemos metido. Deja de cavar. Veamos algunos ejemplos de la autodestrucción pala-en-mano:

  • Te sientes fatal porque fulano / tizia / perencejo te dejó y "mi vida no tiene sentido sin el/ella porque era mi alma gemela". Y entonces, te encierras en la casa, escuchas música deprimente romanticona y te dedicas a mirar las fotos / cartas / recuerdos del lamentable personaje. 
  • Como ese gruñudo / esa zorra te dejó, entonces te quedas encerrado sufriendo, el viernes te pueden comer los hongos en la casa porque te dedicas a ver televisión y no "tienes ánimo para darle la cara al mundo" o temes encontrarte al bípedo en cuestión.
  • Tuviste una mala evaluación laboral, y te dedicas a pensar en lo mal que te puede ir después, te imaginas perdiendo el trabajo y sufres porque perderás el apartamento soñado / Audi / viaje-a-Europa. Y por supuesto, dejas de trabajar bien hoy, que es lo que realmente tienes.
¡Deja de cavar! Frecuentemente, nos perturba en estos casos las fugas al pasado y al futuro: condenarnos porque "siempre me ha pasado lo mismo" y esperar que "siempre me pasará igual".
La evaluación global del pasado es producto de seleccionar únicamente los eventos que nos confirman la regla que estamos afirmando. ¿de verdad siempre, siempre, siempre? Y nada puede garantizarnos que porque tengamos en nuestra historia veinte eventos iguales no podamos aprender a evitar el disfuncional número 21. Siempre puedes aprender. Pero, profecías, sólo la película. Ninguno de nosotros puede garantizar ese recorrido vital... si dejamos de cavar y nos decidimos a ver qué podemos cambiar hoy, que es lo único que tenemos y cuenta. Hoy cambia el futuro, pero... sal a la calle, vete a la peluquería, al gimnasio, al cine, a tomar un café o diez botellas de Old Parr con los amigos. Deja la pala en la casa. racionalemotivo.blogspot.com 

Más allá del terrible 20% (1)

Hay un mundo maravilloso donde no te encuentras con personas difíciles. Maravilloso porque no es real. #elterrible20x100 Las relaciones...